No son los jugadores, es el juego

Hace unos días, el presidente de una famosa e importante empresa de Estados Unidos despidió a cuatro de sus más altos ejecutivos. La reacción del público ante esto fue negativa y como resultado, el valor de la empresa bajó considerablemente. Comentando la acción, un consultor de empresas resumió el sentimiento del público y dijo que la empresa no necesitaba “un cambio de jugadores, sino cambiar de juego”.
Enlace copiado
No son los jugadores, es el juego

No son los jugadores, es el juego

No son los jugadores, es el juego

No son los jugadores, es el juego

Enlace copiado
Lo mismo pudiera estar pasando en nuestro querido país, ya que en vista del incremento de los problemas, el año comenzó con la noticia de que el presidente de la República iba a cambiar a varias personas de su gabinete... y al igual que ocurrió con la empresa de Estados Unidos, las reacciones negativas no se hicieron esperar.

Un indicio que confirma lo anterior es que, recientemente, el gobierno de turno celebró, una vez más, la firma de los Acuerdos de Paz, que es un evento que todos los salvadoreños debiéramos estar aplaudiendo y el resultado fue negativo, pues no todos los firmantes y sectores invitados asistieron al evento. El presidente, en lugar de buscar las causas del porqué no asistieron, lo que hizo fue acusarlos que con eso buscaban crearle problemas o sea, tratar de justificar que el problema son las personas y no las causas del porqué los invitados no tienen el deseo de asistir.

Aunque el comportamiento anterior, de falta de colaboración de algunas personas, es similar en muchos ámbitos e instituciones, en el caso de la celebración de los Acuerdos de Paz es más que evidente que existen distintas opiniones, pues la verdad es que no estamos en paz y esta es la verdadera razón del porqué las diferentes personas o sectores no tienen el deseo de participar en una celebración en este sentido; pues consideran que sería mentirse a ellos mismos y más importante a todos los salvadoreños, si fueran partícipes de un espectáculo sobre algo que no existe y que el único que saca ventaja de promoverlo es el gobierno de turno y el partido político que está en el gobierno de turno o los sectores que se están beneficiando de que el partido de turno esté en el gobierno.

Para que todas las personas o sectores participen de una celebración, lo primero que se necesita es que realmente existan motivos para celebrar y es importante recalcar que la paz no es solo un acuerdo que se firmó entre el FMLN y el gobierno de turno de aquel entonces o sea de ARENA, sino una paz de la cual gocen todos los salvadoreños y sobre todo comprender que esta no solo incluye el callar las armas subversivas, sino la paz en los hogares y también el callar las acusaciones verbales; que también es una forma de violencia, igualmente dañina.

Resulta contradictorio que el presidente de la república llame a ARENA a celebrar los Acuerdos de Paz, si los miembros de su gabinete y miembros de su partido en cada momento no cesan de acusarlos de todos los problemas del país; remontándose hasta antes del período de la firma de los acuerdos.

Los problemas de país se mejorarían, considerablemente, si el gobierno y el FMLN hicieran caso del comentario del consultor de Estados Unidos y comprendieran que la causa de estos no se debe a las personas, sino a que se debe comenzar a jugar un nuevo juego, el cual incluya la solidaridad y respeto mutuo y en vez de acusaciones, lo primero que debiera hacerse es comprender que no se trata de las personas, sino de buscar lo mejor de ellas y sobre todo evitar la violencia verbal, la cual nos aleja de una verdadera paz.

Tags:

  • gabinete
  • sanchez ceren
  • seguridad
  • acuerdos de paz

Lee también

Comentarios

Newsletter