No todo cambio es reforma (y III)

La palabra “reforma” aplicada a la salud pública tiene una connotación más profunda e impactante que en otros ámbitos y va más allá de una simple declaración de principios e intenciones o de la modificación de ciertos procesos operativos. Por esta razón no es posible consentir que en El Salvador se esté llevando a cabo una verdadera reforma, aun cuando tratemos de ver esos cambios con los ojos impregnados de objetividad, optimismo y buena fe.
Enlace copiado
No todo cambio es reforma (y III)

No todo cambio es reforma (y III)

No todo cambio es reforma (y III)

No todo cambio es reforma (y III)

Enlace copiado
No todo cambio es reforma. La creación de las “redes integrales e integradas” (ECO) es una medida que, aunque luce bien intencionada, no ha producido los frutos esperados. Por eso prevalecen sobre ella las críticas negativas, con pocos argumentos para hacer observaciones positivas, tanto de legos como de entendidos; tanto de observadores independientes como de otros comprometidos con la administración de la salud pública.

El impacto mediático de la Ley de Medicamentos ha superado por mucho al beneficio que la población ha recibido de ella. Este beneficio, como es de esperar, ha sido acaparado por el sector que menos lo necesita: las compañías de seguro y la pequeña franja de la población que tiene la capacidad de procurarse sus medicamentos. Las farmacias de las instituciones de salud continúan desabastecidas y los cuestionamientos acerca de la calidad de los medicamentos que administran y suministran también persisten.

El poco significativo incremento en el presupuesto destinado para la salud ha sido absorbido como con una esponja por las nuevas plazas creadas en torno a estos cambios, en cuyo otorgamiento parece no haber tenido mucho protagonismo la tan publicitada meritocracia. Esto no nos causa extrañeza, pero, si bien el clientelismo ha sido ancestral en nuestro medio, existe la percepción general de que está ocurriendo con mayor frecuencia en la actualidad. Mi relación con el sector salud y mi propia percepción, así como lo que ocurre en otros sectores e instituciones, me reafirman esta tesis.

Todo lo anterior hace que la situación actual sea frustrante y desesperanzadora, especialmente para aquellos jóvenes que han invertido tiempo y recursos propios en una formación académica profesional que les permita ocupar y escalar merecidas posiciones como un objetivo natural de todo profesional académico. El autoritarismo ha sentado sus reales en la administración de los servicios de Salud y las plazas que anteriormente eran otorgadas por concursos internos o externos, ahora son asignadas sin adecuados procesos de selección, excepto cuando no hay ninguna recomendación de por medio. Esta es una de las principales causas del éxodo de brillantes y emprendedores profesionales que abandonan el país para ser profetas en tierras extrañas.

Los conflictos que reiteradamente ocurren en los hospitales de Salud Pública y el Seguro Social han sido sistemáticamente ignorados por las autoridades, manteniendo en puestos de dirección a personas con camiseta sudada pero sin la actitud ni la aptitud necesarias para ejercer sus delicadas funciones. Sin embargo, esta forma de gobernar les ha servido para demostrar mucho poder y mucha arrogancia, pero no liderazgo ni capacidad para resolver problemas, un significativo reflejo de lo que ocurre en instituciones públicas de todo el país. La toma de decisiones, más autoritarias que técnicas, provoca constante confrontación entre autoridades y empleados, así como despidos o renuncias forzadas que solamente sirven para colocar en las vacantes a quienes demuestran afinidad y lealtad, más que capacidad y dedicación. Muchos años atrás han quedado los años en los que prevalecía la meritocracia.

No hay ninguna reforma de salud en curso sino algunos “cambios” que no han traído consigo los beneficios que la población espera, merece y necesita con urgencia.

Tags:

  • salud publica
  • reforma
  • ecos
  • clientelismo
  • meritocracia

Lee también

Comentarios

Newsletter