Lo más visto

Norman sin contendiente

De momento, Norman Quijano es el único aspirante a la presidencia con probabilidades de éxito, su precandidatura ya ha logrado atraer la simpatía de la mayoría de votantes que prefieren opciones políticas de derecha, las encuestas confirman que Norman tiene más seguidores que su propio partido ARENA.
Enlace copiado
Norman sin contendiente

Norman sin contendiente

Enlace copiado
<p>Los potenciales votantes identifican a la derecha con mayor capacidad para gobernar y generar empleo, pero a la vez expresan con claridad que al partido ARENA no lo asocian ni con el bienestar, ni con la solidaridad hacia los más necesitados. Un pequeño desafío.</p><p>Sin poner en cuestión las preferencias hacia Norman, también es cierto que la mayoría de votantes aún no tiene una opción definida. Los votantes que no tienen militancia partidaria y la militancia histórica del FMLN no se sienten identificados con la candidatura de Salvador Sánchez Cerén y se encuentran entre el desánimo y la expectativa de que puedan producirse reacomodos que les renueve su esperanza.</p><p>También queda claro en las encuestas, que si bien la ciudadanía no le da el mejor puntaje al FMLN en cuanto a capacidad de gobernar y de generar empleo, la gente cree, mayoritariamente, que la ruta para avanzar hacia el bienestar está del lado de las opciones que se inclinan hacia la izquierda. En mi opinión, esta creencia estaría indicando que hay una predisposición de los votantes a premiar otras opciones, antes que ARENA. Dicha preferencia no equivale a un dogma.</p><p>La complicación principal que tiene la actual candidatura del FMLN es que ante los ojos de la mayoría de sus potenciales votantes no es legítima, pues responde únicamente al interés del grupo de poder dentro de ese partido y fue impuesta contra la voluntad de la mayoría. A lo anterior hay que agregarle que el candidato está asociado con creencias políticas e ideológicas, que como mínimo, no concuerdan con una concepción de ciudadanía y democracia y con propuestas económicas que generan más incertidumbre de la que ya existe. Por si faltara más, cuando ejerció de ministro, no fue capaz ni de repartir el dinero para zapatos y uniformes, pero sí llenó inmensidad de plazas con clientela de incompetentes.</p><p>Pero en el FMLN no solo fue ignorada la militancia y la opinión de votantes de izquierda no partidarios, sus dirigentes se aseguraron de hacerle saber al presidente Funes que la candidatura presidencial para 2014 era una competencia exclusiva de la dirección del partido y como es sabido, el presidente se tomó en serio el ninguneo y se ha encargado de confirmar en público, que efectivamente él no tiene vela en ese entierro. La consecuencia de excluir a Funes en la decisión es que quienes confían en el criterio político del presidente tienen razones de sobra para desconfiar de Sánchez Cerén.</p><p>No hay duda que la candidatura del vicepresidente no levantó vuelo y sus posibilidades de éxito equivalen a cero. Llegar a esta conclusión no es un asunto difícil, varios cientos de miles de potenciales votantes ya han decidido no ir a votar o explorar otras opciones.</p><p>No creo que quienes hicieron posible el triunfo de Funes y se han podido dar cuente de la diferencia entre ser gobierno y no ser dejen que las apuestas por las presidenciales de 2014 transcurran como pintan hasta hoy.</p><p>Con menos angustias y un poco de sensatez, es fácil darse cuenta de que los únicos que están vibrando con las campañas adelantadas son los fanáticos de las sectas partidarias, porque a la ciudadanía que es la que define la elección no le hace ninguna gracia ver a los candidatos en campaña durante 18 meses consecutivos.</p><p> Norman debería seguir como alcalde un año más, así podría fortalecer la imagen de responsabilidad. Sánchez Cerén debería contribuir a construir una formula plural y con legitimidad, que pueda ser un real contendiente contra ARENA en 2014.</p><p>

Tags:

  • opinion
  • la-palestra

Lee también

Comentarios