Nuestra Educación Superior

Un aspecto observado recurrentemente en los programas de posgrado es la dificultad que tienen los estudiantes para manejar conceptos abstractos, lo cual denota cierta deficiencia en su formación previa, particularmente en matemáticas.
Enlace copiado
Nuestra Educación Superior

Nuestra Educación Superior

Nuestra Educación Superior

Nuestra Educación Superior

Enlace copiado
La mayoría de estudiantes necesita de múltiples ejemplos para comprender modelos abstractos, ya sean gráficos o matemáticos, evidenciándose que en el pregrado se hizo énfasis en el desarrollo del pensamiento concreto, pero no en el abstracto. Hace un par de años tuve la oportunidad de investigar la oferta académica local sobre Economía, llevándome la sorpresa de que el rigor matemático se ha ido reduciendo con el tiempo debido a las dificultades que tienen los estudiantes para aprobar este tipo de asignaturas; lo mismo estaba pasando en las carreras de Administración de Empresas y Contaduría. Otro hecho curioso es que en las evaluaciones que hacen los estudiantes sobre el desarrollo de esta asignatura, en el posgrado, resulta frecuente encontrar quejas por el uso de fórmulas, gráficos y conceptos abstractos en clases, a pesar de tratarse de una ciencia –social por supuesto, pero ciencia al fin–, cuyo basamento teórico sirve para el análisis e interpretación de realidades complejas. Este comentario no aplica para los ingenieros.

Además, se suelen encontrar comentarios que sugieren que la teoría estudiada no corresponde a la realidad salvadoreña, como si hubiera una teoría para la formación de precios en Sonsonate y otra en Usulután. En otras palabras, los estudiantes tienen dificultades para generalizar y transponer la teoría a la práctica. Algo que me sorprendió más fue el comentario de un estudiante que renegaba por tener que leer los textos asignados, argumentando que carecía de tiempo para hacerlo y que su interés consistía en desarrollar habilidades gerenciales.

Esto no se puede lograr sin una fundamentación teórica básica, ya que el desarrollo de cualquier competencia supone el dominio de conceptos y su transposición a situaciones diversas.

He leído comentarios de estudiantes de finanzas que consideran que las clases de evaluación de proyectos son demasiado “cuantitativas”, a pesar de que su núcleo de estudio son las matemáticas.

Si bien es cierto que hay programas de programas, algunas universidades se preocupan más por sus instalaciones y por ofrecer horarios convenientes, que por remediar las deficiencias académicas de los estudiantes de nuevo ingreso, a pesar de que con ello mejoraría mucho su comprensión de contenidos con mayores grados de dificultad.

Asimismo, al examinar algunos trabajos de graduación se aprecian vacíos conceptuales que sugieren que dicho proceso se ha convertido en una simple formalidad para graduarse y ha dejado de ser un espacio adicional de aprendizaje y de aplicación práctica de lo estudiado en la carrera. Parece que algunos tutores le dedican poca atención a las investigaciones en marcha. Además, muchas de las temáticas investigadas distan mucho del pénsum de las carreras estudiadas.

Por otro lado, cuando estos estudiantes tienen la oportunidad de estudiar en el extranjero enfrentan las mismas dificultades en matemáticas y estadísticas –según sea la especialidad escogida– imposibilitándoles incorporarse directamente a los programas regulares de posgrado, teniendo que cursar previamente asignaturas de pregrado a guisa de planes remediales.

Al señalar estas deficiencias no se pretende descalificar los esfuerzos de las universidades en su labor formativa, sino identificar áreas de mejora en beneficio de sus graduados de maestría. Debe ponerse énfasis entonces en la capacidad analítica inculcada, en la generalización de lo aprendido y la innovación de ideas y por ende, en el desarrollo del pensamiento abstracto, desde la admisión de los estudiantes hasta que estos finalizan sus trabajos de graduación.

Tags:

  • multiples ejemplos
  • oferta academica
  • evaluaciones

Lee también

Comentarios

Newsletter