Nueva embajadora, nuevas esperanzas

El nombramiento de la experimentada diplomática Jean Manes, como la nueva embajadora de Estados Unidos de América (EUA) en El Salvador, por parte del presidente Barack Obama, parece ser la continuación de las excelentes gestiones diplomáticas que realizó en nuestro país la exembajadora Mari Carmen Aponte.
Enlace copiado
Nueva embajadora, nuevas esperanzas

Nueva embajadora, nuevas esperanzas

Nueva embajadora, nuevas esperanzas

Nueva embajadora, nuevas esperanzas

Enlace copiado
La embajadora Jean Manes se enfrenta a grandes retos pero también a grandes posibilidades de influir positivamente en la vida política, económica y social de nuestro país. Comenzando por el fuerte vínculo de El Salvador con EUA, que constituyen los cerca de 3 millones de salvadoreños actualmente residentes legal o ilegalmente allí, para muchos de los cuales se hace necesario prolongar o gestionar un nuevo Estatus de Protección Temporal (TPS) así como realizar esfuerzos diplomáticos para la protección de los inmigrantes ilegales capturados en las zonas fronterizas de EUA, especialmente la de los menores de edad que buscan reunirse con sus padres.

Aquí será de vital importancia la colaboración de la embajada de EUA con el Viceministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador para los salvadoreños residentes en el extranjero.

Es indudable el nuevo flujo de inmigrantes salvadoreños que huyen de la violencia pandilleril en El Salvador y que ha originado esta nueva causa de emigración. Por ello es muy atinada la colaboración de EUA hacia los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador), con el objeto de impulsar la Alianza para la Prosperidad, que a través de inyecciones económicas busca impulsar el desarrollo económico de estos países como una alternativa para detener el flujo de inmigrantes hacia el Norte. El reciente encuentro del vicepresidente Joe Biden con los tres mandatarios del Triángulo Norte en Ciudad de Guatemala viene a reforzar estos lazos de cooperación. De igual forma es especialmente importante el apoyo del FOMILENIO II de parte del Gobierno de EUA para el desarrollo de la franja litoral costera del Pacífico salvadoreño, con el objetivo de crear oportunidades y esperanzas de una vida laboral estable en sus lugares de origen a sus pobladores.

Nuevos retos y nuevas posibilidades constituyen los buenos oficios de la embajada de EUA en el área de seguridad, mediante la colaboración en el combate al crimen organizado y a la violencia pandilleril, pues hay un fuerte nexo entre las pandillas de El Salvador y de EUA, donde muchos de sus principales líderes guardan prisión o son buscados internacionalmente por el FBI. En este punto es muy importante la cooperación del Gobierno de EUA con El Salvador para neutralizar el tránsito de los cargamentos de droga procedentes de Suramérica que pasan por tierras y mares salvadoreños, pues desgraciadamente nuestro país, al igual que Centroamérica, se ha convertido en corredor de tránsito para el desplazamiento de la droga hacia el país del norte, calculándose que alrededor del 80 % de la droga que llega a EUA pasa por la región.

La embajadora Jean Manes llega a nuestro país con una sólida experiencia en territorios de conflicto como Afganistán, donde fungió como consejera para Asuntos Públicos de la embajada norteamericana. Y estamos convencidos de que su experticia de laborar en países azotados por el terrorismo contribuirá, entre otros, a implementar planes como “El Salvador seguro” del actual gobierno.

Tags:

  • eua
  • embajadora
  • jean manes
  • obama
  • tps

Lee también

Comentarios

Newsletter