Lo más visto

Más de Opinión

Nueva ley para estudiantes y residentes de medicina

Enlace copiado
José Zanoni Yada

José Zanoni Yada

Enlace copiado

Aprobada la segunda semana de enero pasado, la nueva "Ley especial para la regulación de las prácticas clínicas de los estudiantes de internado rotatorio, año social médico y odontólogos residentes en proceso de especialización", como su nombre indica, regula lo relativo a las jornadas de trabajo, asignación de plazas, derechos y obligaciones, entre otros.

Como resultado se cuenta con esa legislación que va a regir el quehacer médico-docente en los hospitales escuela como en el Hospital Rosales, Hospital de la Mujer, Hospital Benjamín Bloom, los principales centros del Seguro Social, entre otros.

Una normativa que va a paliar, solo en parte, ese déficit histórico que arrastra nuestro sistema de salud en el ámbito legal; en especial, un código penal que no está en consonancia con los problemas que a diario surgen en el marco sanitario.

No obstante, a pesar del loable esfuerzo y las buenas intenciones de esta normativa es conveniente y necesario precisar los vacíos y errores de la misma. Una legislación que, hay que añadir, se elaboró sin contar con la adecuada integración a leyes ya existentes y está lejos de promover dignas condiciones para nuestros estudiantes y residentes.

Desde nuestra experiencia en los centros del sistema público, el Seguro Social, hospitales en Francia y Estados Unidos; además, como jefe del Departamento de Cirugía y exjefe del área clínica de pregrado en una de las instituciones docentes del país, creemos que esa normativa, tal y como fue aprobada, viene a disminuir la calidad académica de la docencia de los alumnos. Incluso, algo más grave como es poner en riesgo la atención y el buen cuidado de los pacientes.

¿Por qué decimos esto? La ley habla de un marco jurídico que garantiza los derechos y deberes de los estudiantes y residentes. Y como ley especial de la república –como lo dice la misma– está sobre las otras leyes, es decir, sobre otras como la Ley de derechos y deberes de los pacientes y prestadores de servicios de salud o bien sobre la Ley del Servicio Civil que rige a los trabajadores de salud.

En esta ley se mezclan estudiantes que no han finalizado la carrera, como estudiantes en internado y en año social, con médicos ya graduados que realizan su residencia. No es posible juntar en una sola ley ambientes tan diferentes.

Por otra parte, la normativa obliga a tener horarios de entrada, salida, turnos, vacaciones como si se tratase de un ambiente de oficina. La experiencia de este sistema fue tan inoperante en Estados Unidos que se dejó de implementar.

En la misma ley se especifica que para que esta se cumpla se necesita al menos un incremento de millón y medio de dólares en plazas, y tres millones más para el Ministerio de Salud. Una institución que, como sabemos, cuenta con un presupuesto insuficiente año con año.

Nuestra preocupación es que estamos ante una nueva ley y no se cuenta ni con los millones que necesita ni con las condiciones necesarias para hacerla cumplir.

A modo de reflexión final considero que antes que esta ley, es necesaria una legislación médico-legal de carácter integral. Donde pacientes, médicos y estudiantes de medicina encuentren una respuesta a las diferentes y delicadas situaciones que se presentan en salud.

Tags:

  • Ley especial para la regulación de las prácticas clínicas
  • hospitales
  • residentes
  • año social

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines