Nuevamente se impartirá Moral, Urbanidad y Cívica

Es digna de encomio y de reiteradas felicitaciones la actitud de los diputados de los partidos políticos GANA, ARENA y PCN, al aprobar con sus votos la inclusión nuevamente de la asignatura de Moral, Urbanidad y Cívica en el currículo escolar desde el nivel de parvularia hasta el bachillerato.
Enlace copiado
Nuevamente se impartirá Moral, Urbanidad y Cívica

Nuevamente se impartirá Moral, Urbanidad y Cívica

Nuevamente se impartirá Moral, Urbanidad y Cívica

Nuevamente se impartirá Moral, Urbanidad y Cívica

Enlace copiado
La incorporación de esta asignatura, al plan de estudios, ha sido una sugerencia que en forma recurrente fue hecha por diferentes sectores de la sociedad en múltiples ocasiones, por la permanente preocupación existente en la sociedad, debido al deterioro moral en que nos encontramos inmersos desde hace mucho tiempo, sin que se vislumbren soluciones que nos permitan emerger de esta situación caótica que prevalece en el país.

No sería raro que comenzaran a aparecer comentarios y opiniones de personas que se oponen a la aprobación de esta ley, que no tiene otro propósito que rescatar los valores morales y cívicos que infortunadamente brillan por su ausencia en este país.

Nadie ignora que existen intereses oscuros que se benefician de la situación de degradación morar que nos abate, y que desearían que se mantuviera así, porque “en río revuelto siempre habrá ganancia de pescadores” como bien lo dice el dicho popular.

Desde luego que la asignatura per se no resolverá la crisis moral que padecemos, porque para que verdaderamente pueda generar resultados positivos inmediatos o a mediano y largo plazo se requiere de la implementación de reformas estructurales que combatan la situación de pobreza extrema que existe en algunos sectores sociales del país, desde hace muchas décadas. Sería como estar dando medicamentos para combatir los parásitos a la población y no proporcionarles el servicio de agua potable, para que dejen de ingerir agua contaminada de los ríos y quebradas.

Asimismo, es imperativo que se inicie una campaña para fortalecer los buenos hábitos y costumbres en la familia, enseñándoles que el pan se gana con el sudor de la frente, y no a costa de los demás, como infortunadamente se les enseña a los niños desde temprana edad en algunos hogares. Esto se podrá lograr con la implementación frecuente de escuela para padres en los distintos centros escolares del país por los mismos maestros, para fomentar los valores morales, cívicos y éticos.

Es necesario, además, que la Sección de Probidad de la CSJ y el Instituto de Acceso a la Opinión Pública continúen realizando su importante trabajo para erradicar la corrupción especialmente de funcionarios y exfuncionarios públicos que se han lucrado de los fondos del erario nacional. El mal ejemplo que los funcionarios públicos dan a la población cuando cometen actos de corrupción es también el causante de que cualquier persona se involucre en este tipo de actividades, argumentando que si lo hacen los de cuello blanco, bien lo pueden hacer ellos.

Asimismo, debería ponerse algún tipo de restricciones a algunos medios de comunicación, especialmente los televisivos, en el sentido de contribuir a la disminución de los programas con contenidos demasiado violentos, que pueden llegar a estimular y generar actitudes violentas en los jóvenes. Existen películas sobre la vida de narcotraficantes, guerras, asesinatos, pornografía, etcétera, que ya deberían ser sustituidas por otro tipo de películas menos dañinas para los niños y jóvenes, sin que esto sea tomado como poner restricciones a la libertad de expresión.

En otras ocasiones he sugerido que se debería fomentar la inteligencia emocional desde los grados inferiores hasta el bachillerato, que permitiría a los niños y jóvenes ser más tolerantes y practicar la convivencia pacífica y la cooperación en sus comunidades. Se podría hacer a través del estudio y análisis en las clases de la obra “La inteligencia emocional” de Daniel Goleman. Asimismo, los maestros de Lenguaje y Literatura deberían exigir a sus alumnos la lectura de la obras “Hace falta un muchacho” de Arturo Cuyás Armengol y “El hombre mediocre” de José Ingenieros.

Tags:

  • gana
  • arena
  • pcn
  • asamblea
  • moral
  • civica
  • pobreza

Lee también

Comentarios

Newsletter