Lo más visto

Más de Opinión

Nuevas estrategias de seguridad

Recientemente se dio a conocer en los medios que una camioneta con placas nacionales, que es propiedad de la Dirección General de Centros Penales, ingresó a la penitenciaría de máxima seguridad en “Zacatraz”, donde seis de sus ocupantes que iban encapuchados dijeron que llevaban la orden “desde arriba” de ingresar sin ser registrados, violando todos los protocolos de seguridad, es de aclarar que toda persona que ingrese o salga de los centros penales debe de ser revisada aun así se trate del presidente de El Salvador.

Enlace copiado
Nuevas estrategias de seguridad

Nuevas estrategias de seguridad

Enlace copiado

A raíz de este incidente y por pedir explicaciones sobre el motivo, razón y circunstancias del ingreso de estas personas sin identificación y encapuchadas, el agente policial a cargo del control vehicular fue retirado de su puesto por orden del oficial de operaciones de la delegación policial y trasladado a otra subdelegación, y que sin duda será discriminado por cuestionar el ingreso ilegítimo de personas que no solo se negaron a identificarse, sino que iban con el rostro cubierto.

Ante ello solo se puede pensar que se está fraguando una nueva tregua, donde el Gobierno actual, en vísperas de las elecciones de 2018, esté negociando sigilosamente beneficios penitenciarios y votos por vidas humanas, creo que toda la población debe de estar atenta a que no se vuelva a dar un tregua, como una política de Estado, donde el Gobierno destine beneficios penitenciarios y recursos públicos para estos delincuentes que no tienen temor de Dios, asesinan a policías, sus familiares, fiscales, jueces, directores de centros penales, profesores y niños.

Se debe tener presente lo ocurrido hace cinco años, cuando del gobierno del FMLN, liderado por Funes, le otorgó una gran cantidad de beneficios a los líderes de las pandillas y a sus familiares, no solo fueron trasladados a centros penales de menor seguridad, tuvieron acceso a porno fiestas, televisores con cables, alimentos privilegiados, teléfonos, paseos turísticos, para que se dieran la gran vida, mientras el pueblo sufrido estaba siendo amenazado y extorsionado, los jóvenes eras asesinados y algunos los desaparecían.

Es decir que no se debe de olvidar la historia para no repetir las mismas atrocidades que se cometieron en el marco de la tregua, y debemos de tener bien claro que no se puede pactar con criminales independientemente de los ofrecimientos atractivos que puedan dar estos grupos criminales, porque es una forma de aprobar lo que las pandillas hacen, en otras palabras, al pactar con ellos, nos volvemos cómplices de sus fechorías.

Es hora de que el Gobierno comience a escuchar a la población, a los expertos en seguridad, universidades e iglesias. Y que entienda finalmente, que el problema de inseguridad no lo combatirá como el “Llanero Solitario”, necesitamos unidad, inclusión, respeto a las ideas y que planeemos estratégicamente en conjunto una política criminal de Estado integral, abordando los problemas que dan origen a la inseguridad, que es la desigualdad y la pobreza.

Dicho de otra manera, debemos alejarnos del esquema netamente represivo y avanzar en la prevención de la violencia trabajando desde ya con los niños y las niñas, obligando a los políticos a que destinen el 6 % del PIB, para educación, porque la riqueza y la productividad de un país crece educando a toda una generación. “Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará”. Proverbios 24:3.

Lee también

Comentarios