Lo más visto

Más de Opinión

Nuevo PIB: Inexplicable tardanza

El PIB actual, base 1990, tiene 27 años, por lo que refleja cómo era la economía de fines de los ochenta. Lo grave... el nuevo PIB (2005) ya está desfasado 12 años a esta fecha.
Enlace copiado
Nuevo PIB: Inexplicable tardanza

Nuevo PIB: Inexplicable tardanza

Nuevo PIB: Inexplicable tardanza

Nuevo PIB: Inexplicable tardanza

Enlace copiado
El resultado preliminar del nuevo Producto Interno Bruto (PIB) con año base 2005 fue anunciado en octubre de 2012 por Carlos Acevedo, cuando era presidente del Banco Central de Reserva (BCR), quien dijo: “Las estimaciones iniciales del año base nos dan que el PIB es inferior al que se estima con el actual sistema (año base 1990)… “lo que nos da la estimación inicial es un PIB 20 % más bajo”, agregando que “la idea” es mover el año base a 2005 (LPG, 15/oct/2012).

Desde entonces se comenzó a trabajar para “ajustar” los resultados, porque una desviación de 20 % era muy alta. Acevedo realizó el trabajo y estuvo prácticamente terminado en 2014, y se esperaba utilizarlo a partir de 2015. Esto no sucedió.

Luego, las noticias destacaron que “Óscar Cabrera, actual presidente del BCR, ha llevado la batuta de la nueva propuesta metodológica para establecer el desempeño económico y ha anunciado que a mediados de 2016 se dará a conocer (LPG, 14/nov/2015). Tampoco sucedió, Cabrera no cumplió.

En 2016, en un estudio hecho por especialistas en cuentas nacionales del Fondo Monetario Internacional, expresaron: “La estimación del nivel del PIB nominal bajo la nueva base (2005) es 14.4 % menor que la estimación que se tiene con el sistema actual (base 1990)”.

Llegamos a julio de 2017, un año más tarde de la fecha anunciada por Cabrera, y dice: “Estamos trabajando en la estrategia de divulgación y a la par vamos a esperar cuándo se nos dé la autorización de la publicación” (LPG, 5/jul/2017).

Esta aseveración es preocupante, porque muestra que la autonomía del BCR la ha puesto bajo la tutela política. Pero, ¿cómo puede suceder esto?, cuando la Ley del BCR dice: “Art. 1. El Banco Central de Reserva de El Salvador, creado como institución pública... de carácter autónomo, se regirá en lo sucesivo por las disposiciones de la presente Ley”. Por tanto, dar a conocer una nueva metodología no debe ser decisión del presidente de la República.

“Cuando hay un nuevo sistema de cuentas (nacionales), no es de la noche a la mañana que se publica”, agrega Cabrera (LPG, 5/jul/2017). ¿Cómo puede decir esto Cabrera cuando han pasado alrededor de tres años desde que está listo el nuevo PIB?

Además, la Ley del BCR también dice: “Art. 64. El Banco deberá elaborar y publicar, oportunamente, las principales estadísticas macroeconómicas... de cuentas nacionales... y otras que estime necesario el Consejo (Directivo del Banco Central), definiendo éste los medios en los que se divulgarán”. En ninguna parte dice que debe pedir autorización al presidente de la República.

El PIB actual, base 1990, tiene 27 años, por lo que refleja cómo era la economía de fines de los ochenta. Para tener una buena medición económica se recomienda actualizar el PIB cada 10-15 años, especialmente ahora que los cambios tecnológicos y los nuevos negocios van transformando los sistemas productivos. Lo grave está en que el nuevo PIB (2005) ya está desfasado 12 años a esta fecha, por la inexplicable demora del BCR de ponerlo en uso.

¿Por qué la importancia de tener un PIB actualizado? Tener un PIB que refleje la realidad productiva del país es clave para tomar decisiones de políticas públicas (macroeconómicas), como para tomar decisiones de políticas empresariales (microeconómicas), donde esto afecta la inversión y el empleo.

Además, un PIB actualizado permite conocer el verdadero nivel de la carga tributaria del país. Por ejemplo, los impuestos pagados fueron $4,166.4 millones en 2016, que con el actual PIB (26,798 millones) equivale a 15.5 %. Ahora, con el nuevo PIB base 2005, se reduce a $22,939 millones, elevando el pago de impuestos a un equivalente de 18.2 %, lo que pone a El Salvador entre los países con mayor carga tributaria en Latinoamérica.

Similarmente, saber el tamaño de la deuda pública total, $17,558 millones a diciembre de 2016 ($17,870 millones en mayo de 2017), relativa a lo que se produce cada año (igual que su deuda personal relativa a sus ingresos), que utilizando el PIB actual equivale a 65.5 %, pero con el nuevo PIB se eleva a 76.5 %, lo que significa un mayor riesgo por el alto nivel de endeudamiento del país. Por esto urge aplicar el nuevo PIB.

Tags:

Lee también

Comentarios