Lo más visto

Más de Opinión

Nuevo PIB: nuevas revelaciones

La noticia del nuevo Producto Interno Bruto que dio el Banco Central de Reserva (BCR) antes de vacaciones de Semana Santa, para que pasara lo más desapercibida posible, es más vieja que clavo de calendario, pero trae nuevas revelaciones.

Enlace copiado
Nuevo PIB: nuevas revelaciones

Nuevo PIB: nuevas revelaciones

Enlace copiado

Desde junio de 2015 se conocía el resultado, cuando los expertos del Fondo Monetario Internacional expresaron: “La estimación... del PIB nominal bajo la nueva base es 14.4 % menor que la estimación actual”. Dos años nueve meses más tarde, después de ajustes por nueva metodología 2008, anuncian que el PIB 2005 es 14.1 % menor.

¿Por qué escondieron el nuevo PIB, clasificándolo “confidencial” y prohibiendo hacerlo público? Probablemente porque vendieron la idea que nada se hizo en los gobiernos de ARENA, lo cual desvirtúa el informe del BCR.

Claramente, la economía de El Salvador se transformó y mostró un amplio progreso. El BCR dice que la nueva información muestra “los cambios estructurales”, que están “estrechamente ligados a... los impactos de las diferentes políticas económicas aplicadas... (1990-2005) así como en los años posteriores a la base 2005”. Y agrega: “Los cambios estructurales de la economía salvadoreña, (muestran) principalmente la transición de una sociedad y economía predominantemente rural y agrícola hacia una urbana, no agrícola y el crecimiento del sector terciario (servicios)”.

Además, señala: “La política comercial de El Salvador fue la más dinámica entre... 1990 y 2005”, por “facilitar el comercio y reducir los costos de transacciones”, y estimular el “acceso a mercados mediante acuerdos comerciales”, los que “fueron marcando la apertura económica del país”. Consecuentemente, las exportaciones que totalizaron $498mm en 1989, antes de ARENA, aumentaron hasta $4,641mm en 2008, 9.3 veces más en 19 años, comparado con 1.2 veces más en los siguientes 9 años ($5,760mm en 2017).

Según el BCR, entre 1990 y 2005, los servicios aumentaron: electricidad, por una “apertura de mercado” y la “diversificación de la matriz energética”; construcción, por el “desarrollo de proyectos habitacionales” y “de infraestructura pública”; el transporte, ante una “renovación de la flota vehicular”, que pasó de 97 mil en 1989 a 700 mil en 2008; comercio, por la “desgravación arancelaria... de los 90’s”, el “desarrollo de centros comerciales”, la llegada de “diferentes franquicias” y “cadenas de supermercados”; y hoteles, por las “políticas de promoción y fomento del desarrollo turístico”, “ampliación de la capacidad hotelera” e “incremento de 494 % de llegadas a El Salvador entre 2009-05”. Obviamente, se transformó El Salvador y luego se estanca.

El análisis del nuevo PIB se ha concentrado en que somos “más pobres” porque nuestra capacidad de producción en 2017 es $3,210mm menor (-11.5 %). Además, que la deuda pública sube de 65.6 % del PIB a 74.1 % (sobreendeudamiento). Y el Gobierno guarda silencio sobre la recaudación tributaria, que es 17.8 % del PIB. Según CEPAL, en 2015, El Salvador tenía la 3.ª posición en Centroamérica, pero dado el nuevo PIB, ahora ocuparía el 1.er lugar con Honduras.

También guarda silencio ante las remuneraciones, que de representar 8.9 % del PIB suben a 10.0 % (sumándole empresas públicas y salarios disfrazados como servicios: 10½%). En economías similares a El Salvador, representan 6.7 %.

Compare estas erogaciones con la inversión pública ($667mm) que equivale 2.7 % del PIB, 3.9 veces menos que remuneraciones. ¿Podrá así crecer más la economía de El Salvador? Es de meditar.

Lee también

Comentarios