Lo más visto

Nuevo PIB: sus repercusiones

...El déficit no habría sido 3.3 % del PIB sino 3.8 %... La deuda pública total sería 75.0 % del PIB... la recaudación tributaria 17.7 %... el pago de remuneraciones en el gobierno general en vez de representar 9.0 % sería 10.5 % del PIB.
Enlace copiado
Nuevo PIB: sus repercusiones

Nuevo PIB: sus repercusiones

Nuevo PIB: sus repercusiones

Nuevo PIB: sus repercusiones

Enlace copiado
Si bien quienes están en la negociación son políticos, el Acuerdo Fiscal debe sustentarse en sólidos fundamentos técnicos, no en aspectos ideológicos, para cortar de raíz la irresponsabilidad causante de los elevados déficits y el excesivo endeudamiento, que han puesto al país en una crítica situación financiera.

Es fundamental poner límites al déficit, reducir el endeudamiento en el tiempo, principalmente vía mayor actividad económica, mejor capacidad para recaudar los impuestos y poner el gasto en cintura, como lo hace cualquier familia que se ajusta a lo que se tiene.

Y como los indicadores fiscales se miden como porcentaje del Producto Interno Bruto, PIB (producción del país en un año), ese número debe reflejar la realidad.

En junio de 2014 escribí: “...Sincerar la situación, debería incluir la aplicación del nuevo PIB, que según Carlos Acevedo, expresidente del BCR, es 20 % menor a lo que actualmente se utiliza”. Pero se tomaron más tiempo para hacer más ajustes. Luego, el presidente del BCR, Óscar Cabrera, anunció que “a mediados de 2016 se dará a conocer” el nuevo PIB (LPG, 14/diciembre/2015). Esto tampoco sucedió y ahora dice que será a final de año.

Todos los países necesitan ajustar el PIB periódicamente, porque sus sistemas productivos y lo que aportan los diferentes sectores van cambiando.

En 2004 se inició la revisión del actual PIB (base 1990), recopilando información para 2005, con la asesoría del BID, CEPAL y expertos internacionales. Se realizaron el VI Censo de Población y el V de Vivienda en 2007, y después de 36 años, el IV Censo Agropecuario 2007-2008, difundido en diciembre de 2009; y se mejoraron conceptos, definiciones y clasificaciones.

En mayo de este año, el BCR solicitó asistencia técnica al FMI, para “revisar los principales cambios” del nuevo PIB con año base 2005. La recomendación fue: “hay ciertos temas técnicos que debieran corregirse antes de la publicación de las nuevas series”, aunque enfatizan que “dada la mejora de la calidad en las nuevas cifras... es de suma importancia publicar las nuevas estadísticas tan pronto como sea posible”, lo cual le corresponde por ley al BCR.

Lo más crítico: el nuevo PIB nominal, base 2005, “es 14.4 % menor que la estimación que se tiene con el actual”, según el FMI.

¿Qué significa un PIB menor? Que el valor de lo producido en 2015 no fueron $25,850 millones, sino que $22,128 millones: $3,722 millones menos. Por esto, el ingreso por persona no son $4,001 sino que son $3,425.

Por el menor PIB también cambian los indicadores fiscales claves que sirven para evaluar las finanzas públicas.

Como ejercicio indicativo (no se tiene toda la información), el déficit del sector público en 2015 no habría sido 3.3 % del PIB sino 3.8 %. Esto significa que sería necesario un ajuste mayor a 3.5 puntos del PIB.

La deuda pública total a diciembre de 2015 ($16,586 millones) en vez de 64.2% sería 75.0 % del PIB. Esto es crítico, porque se estaría 1.8 puntos por encima del 73.2 % que el FMI proyectaba para 2021 (Informe País, julio/2016). Esto corrobora que el ajuste recomendado ya no sería suficiente.

También la recaudación tributaria en vez de ser 15.2 % del PIB sería 17.7 %. Esto significaría que ya se sobrepasó la meta del Gobierno, de elevar los ingresos de impuestos de 15.8 % en 2014 a 17.6 % en 2019 (Plan Quinquenal 2014-2019).

El pago de remuneraciones en el Gobierno general en vez de representar 9.0 % sería 10.5 % del PIB. Por tanto, las erogaciones en salarios, en vez de ser 1.6 puntos más altas que lo que se paga en países con economías similares a El Salvador, son 3.1 puntos del PIB ($686 millones) mayores. Esto porque de cada dólar que usted ha pagado en nuevos tributos en 2009-2015, 77 centavos se han utilizado para remuneraciones.

Claramente no es falta de dinero, sino falta de racionalidad. Es rotundamente falso que necesitan $1,200 millones: con $250 millones cierran el año. Los escalafones, medicinas y bonos escolares van en el Presupuesto. No pueden decir que sin ese préstamo no hay dinero, porque solo un irresponsable querría pagar gastos corrientes con préstamos. Es como decirles en casa a los niños que no van a comer si el banco no aprueba la tarjeta de crédito. Inaudito.

Tags:

  • deuda
  • finanzas
  • acuerdo fiscal
  • pib

Lee también

Comentarios