Nuevo año, vida nueva

El título es un decir de muchos o bastante común en esta época en la cual un año calendario llega a su fin y otro comienza. Momento que invita a la meditación, reflexión y hacerse el propósito de hacer lo que no se ha hecho o hacer bien las cosas que se han hecho mal. Se trata entonces de un inventario bajo el principio que todo se puede iniciar y que todo se puede mejorar.
Enlace copiado
Nuevo año, vida nueva

Nuevo año, vida nueva

Nuevo año, vida nueva

Nuevo año, vida nueva

Enlace copiado
La ciudadanía, las empresas y el gobierno deberían de hacer este tipo de autoexamen como base para el reinicio de labores en 2016. El supuesto es que todos pretendemos mejorar para que el porvenir tenga un porqué o una visión. Caso contrario, se pierde el sentido del futuro como promesa y el anhelo del porvenir.

El panorama económico del país, en forma específica, no se presenta como algo absolutamente negativo como lo suelen presentar algunos analistas. Se pronostica, según el BCR, un crecimiento económico de 2.4 % para 2015 y 2016 por factores externos que impulsan el crecimiento, bajos precios del petróleo y fortaleza en indicadores económicos claves de Estados Unidos, lo que reduce los costos de producción de las empresas y aumenta la capacidad adquisitiva de los hogares. La demanda agregada se presenta entonces como motor de crecimiento económico en el 2015.

Es cierto que somos el país de Centroamérica con menor crecimiento económico, con mucha violencia, bajos niveles de educación, salud y mucha pobreza, pero con fe y voluntad, todo, absolutamente todo puede cambiar. Y es que así tendrá que ser. Las nuevas generaciones tienen que retomar el mando para poder construir su propio destino. El resto que simplemente se aparte.

Ya tuvieron su época y no lograron agregarle un valor significativo a lo que recibieron de las generaciones anteriores. Me atrevería asegurar que restaron en lugar de sumar o como uno de los ejemplos de la parábola de los talentos citada en San Mateo, aquel devolvió exactamente lo que recibió, a diferencia de los demás que devolvieron más de lo que recibieron.

Un país tiene recursos, sus habitantes poseen inteligencia, la tecnología nace en principio de la curiosidad. Se dice de los niños que abren el carrito de juguete e investigan la causa de su movilización. Esa curiosidad es lo nato de la investigación y de la productividad. Otros países imitaron y fueron creando sus propias marcas. Por qué aquí se empezó con un maquilado sencillo y no se avanzó a algo más sofisticado.

Los componentes del cerebro de todos los humanos es el mismo. Siendo así por qué las diferencias en el desarrollo, por qué las diferencias culturales. Tendremos que recorrer 500 años para avanzar, cuando bien podemos imitar. Será que diferencias de temperaturas hace la diferencia. Será que los climas cálidos nos hace laxos por no decir haraganes, poco curiosos y conformes.

Una sacudida de la última generación con un basta ya a la política, a la ganga, a la picardía guanaca y empezar a construir un nuevo futuro a partir de este año y quinquenio. Jóvenes, empiecen a construir su propio futuro, ya bastante nos hemos equivocado, las anteriores generaciones les hemos robado parte de su futuro, dejen la politiquería barata, trabajen, estudien, incursionen en la tecnología.

Año nuevo vida nueva. Pueden empezar este año, nunca es tarde para comenzar, construyan su propio futuro, su país, el pasado desgraciadamente está empeñado y no es como se suele decir un cheque cancelado. Habrá que pagar el despilfarro del pasado y formar capital humano y financiero.

Tags:

  • bcr
  • crecimiento
  • petroleo
  • violencia
  • educacion

Lee también

Comentarios

Newsletter