Lo más visto

Más de Opinión

Nunca segundas partes fueron buenas

En el capítulo cuarto de la segunda parte de la obra “Don Quijote de la Mancha” Cervantes Saavedra introduce una charla entre Don Quijote, Sancho y el bachiller Sansón Carrasco, donde este último, al comentar la aparición de la segunda parte de la obra, expresa el conocido adagio “nunca segundas partes fueron buenas”.
Enlace copiado
Nunca segundas partes fueron buenas

Nunca segundas partes fueron buenas

Nunca segundas partes fueron buenas

Nunca segundas partes fueron buenas

Enlace copiado
Era evidente que Cervantes trataba de anticiparse a la posibilidad de que la segunda parte de la obra no alcanzara el renombre y el éxito que había tenido la primera parte. Hoy día es muy usual que en la literatura y en el cine, los autores de novelas y películas publiquen segundas, terceras y hasta cuartas partes de la misma obra, teniendo a veces algún relativo éxito.

En el ámbito de la política también existen gobernantes que habiendo tenido éxito en su primer mandato tratan de probar suerte nuevamente, buscando reelegirse para un segundo y tercer mandato, como ha ocurrido en algunos países latinoamericanos del Cono Sur, donde han realizado reformas a la Constitución para prolongar su permanencia en el poder.

En nuestro país, de cara a los comicios de 2014, recientemente ha lanzado su candidatura para participar en las próximas elecciones Elías Antonio Saca, despejando las dudas de muchos escépticos, quienes consideraban que no lo haría porque sería un inútil intento fallido, debido al peso político con que cuentan los candidatos de los partidos mayoritarios.

Sin embargo, el candidato Saca ha demostrado desde las primeras entrevistas a los medios de comunicación tener una visión clara de los ingentes problemas socio-económicos que abaten al país, prometiendo sacarlo a flote en corto tiempo, si logra obtener el triunfo en las próximas elecciones.

Muchos consideran a Saca como un candidato que contribuirá a erradicar el clima de polarización existente entre ARENA y FMLN, a quienes les restará votos que se sumarán a su favor. Otros consideran que su participación propiciará la división de la derecha, como en Nicaragua, favoreciendo al partido de izquierda.

Pero también Saca tiene detractores dentro del partido de izquierda, quienes consideran que este entregó al presidente Funes un país en bancarrota que no ha permitido a este gobierno emerger de la cárcava socio-económica en que se encuentra.

Por otro lado, algunos han llegado a comparar a Saca con el político de centroderecha y magnate italiano de medios de comunicación Silvio Berlusconi, por ser político y dueño de cadenas televisivas y de radio, como lo es a escala menor Saca en el país.

Aunque en la introducción de esta columna hacíamos alusión al adagio “nunca segundas partes fueron buenas”, no hemos tratado en ningún momento dar a entender que un segundo período en el Ejecutivo del expresidente Saca podría llegar a ser un gobierno peor que el primero, sino tratar de dejar en las mentes de los votantes salvadoreños la gran responsabilidad que representa emitir el sufragio, porque si nos equivocamos y elegimos a la persona incorrecta, tendremos otro quinquenio con problemas posiblemente más graves que los que le ha tocado enfrentar a este Gobierno.

Es de esperarse que cualquier partido político que triunfe en las elecciones de 2014 tenga siempre presente que la persona humana debe ser el origen y el fin del Estado, que debe estar organizado para trabajar por el bien común, como lo expresa la Constitución.

Lee también

Comentarios