OPEP, ¿te vas para no volver?

Con el advenimiento de los bajos precios del petróleo mucho se habla de esquisto, de la tecnología de fracturación hidráulica (fracking) y de Estados Unidos como exportador neto de petróleo, toda una revolución en términos de la industria petrolera a escala mundial.
Enlace copiado
OPEP, ¿te vas para no volver?

OPEP, ¿te vas para no volver?

OPEP, ¿te vas para no volver?

OPEP, ¿te vas para no volver?

Enlace copiado
Sin embargo, el enfoque de un serio análisis debe hacerse desde la perspectiva del bloque productor de Norteamérica, compuesto por Canadá, México y Estados Unidos. La estrecha relación de estos países en términos energéticos y en particular las sinergias de sus industrias petroleras, su enorme capacidad productiva en términos de reservas y tecnología; su capacidad de financiamiento, su integración económica a través del tratado de libre comercio, y el residir en una zona libre de conflictos geopolíticos, hacen del grupo productor un gigante energético de formidables proporciones.

El bloque produce el 22 % del petróleo a escala mundial; en 2013, el ranking mundial de EUA entre productores fue segundo, Canadá quinto, México noveno, sin embargo, en el primer trimestre de 2014 Estados Unidos sobrepasó a Arabia Saudita, con once millones de barriles diarios, y saltó al ranking número uno. Veamos algunos interesantes datos del grupo: Canadá, solo Arabia Saudita y Venezuela tienen reservas mayores de petróleo crudo; el punto de equilibrio del petróleo bituminoso canadiense, en producción, oscila entre $10 y $20 el barril.

Las empresas explotadoras de petróleo bituminoso, tales como Suncor y Cenovus, tienen envidiables márgenes de ganancia, el Ebitda (por sus siglas en inglés: ingresos previo intereses, impuestos, depreciación, y amortización) de Suncor ha incrementado de 11.7 % en 2009 a 31 % en 2014, en comparación el Ebitda de EXXON es de 14.3 %; Estados Unidos recibe casi el total de las exportaciones de petróleo canadiense. México esta entre los diez mayores productores de petróleo en el mundo, es el tercer productor en las Américas después de Estados Unidos y Canadá. Las exportaciones de petróleo ligero de Estados Unidos hacia México están incrementando, hay una buena sinergia entre el petróleo pesado exportado por México a Estados Unidos y el petróleo ligero enviado por Estados Unidos hacia México: las refinerías del Golfo (EUA) continúan refinando el petróleo pesado que prefieren y las refinerías de México se benefician del petróleo ligero incrementando su producción de productos ligeros.

Hace unos días se anunció una multimillonaria inversión en el oleoducto EUA-México para este propósito. Estados Unidos: la producción de petróleo crudo, incluyendo condensados, incrementó en 2014 por 1.2 millones de barriles diarios (bbl/d), un incremento de 16.2 %, el mayor en seis décadas. La proyección de crecimiento en los próximos diez años será mucho menor pero continuará creciendo. Las expectativas son: la tecnología seguirá mejorando principalmente en “fracking”, los estados de la Unión Americana reaccionarán con subsidios para no perder empleos, como lo hará el gobierno federal, ya se escuchan las voces en el congreso “mejor pagar más local, que comprar barato afuera, mucho menos a regímenes adversarios a nuestros intereses”.

La OPEP no tiene el músculo, productivo, financiero o tecnológico, para competir con este grupo; la dependencia de Estados Unidos del petróleo de OPEP ya no es un factor; se avecina dentro de OPEP el inevitable recrudecimiento del conflicto sunita-chiita, Irán y los países árabes. Pues bien OPEP, adiós y no vuelvas, ¿y nuestro querido El Salvador? Energía renovable: Chaparral, geotérmica, eólica, solar ¡urge!

Tags:

  • petroleo
  • esquisto
  • opep
  • estados unidos

Lee también

Comentarios

Newsletter