Lo más visto

Más de Opinión

¿Observas a tu hijo?

Como padres de familia tenemos la obligación de cuidar y proteger a nuestros hijos e hijas, debemos poner atención a sus conversaciones tanto en Facebook como en WhatsApp, observar detalladamente sus actitudes, sus aptitudes, sus amistades, las rutinas y los cambios que ellos manifiestan.
Enlace copiado
¿Observas a tu hijo?

¿Observas a tu hijo?

¿Observas a tu hijo?

¿Observas a tu hijo?

Enlace copiado


Dedicar tanto tiempo al trabajo no permite ver más allá, pensar que nuestra obligación radica solo en darle alimento, vestirlo, calzarlo, darle un techo y educación es suficiente, pues creo que no.

Los niños y adolescentes son inocentes, manipulables, vulnerables a un adulto, es más, ni los adultos se escapan de la maldad, mucho menos un menor de edad.

Hoy en día se están dando muchos abusos psicológicos y sexuales en los niños y adolescentes, esto afecta su rendimiento académico y las relaciones interpersonales, en los colegios los profesores no pueden estar pendientes de todos los estudiantes que tienen a su cargo, mucho menos identificar los cambios que estos manifiestan.

Posiblemente el niño se levantaba con entusiasmo para ir al colegio, pero de pronto ya no quiere ir, llora, reniega, odia el colegio, odia a sus compañeros, o empiece a manifestar cambios de actitud, como por ejemplo: si antes era contento y ahora triste; si antes no molestaba a su hermano, ahora lo golpea o toca sus partes privadas; antes le gustaba salir con alguno de sus padres, amigo, o familiar, ahora no quiere ni acercarse a ellos; antes se expresaba bien de su maestro, ahora lo odia; es porque algo está pasando, es de investigar el porqué.

La respuesta podría ser: los compañeros de colegio le hacen bullying, talvez en los recreos dentro de los baños lo golpean o tocan su cuerpo; un miembro de la familia esté abusando de él; un profesor lo está acosando o discriminando; jóvenes de la calle los estén amenazando o chantajeando; la empleada de la casa lo esté maltratando; etcétera.

En muchas ocasiones los niños y adolescente quieren hablar con los padres, piden solo cinco minutos para ser escuchados, pero a veces estamos muy ocupados en el trabajo o en otras cosas que no les brindamos la atención que merecen, y probablemente esos cinco minutos puedan evitar una tragedia.

Es nuestra responsabilidad proteger a nuestros hijos, triste es saber que se han perdido los valores, la fe y la confianza en las personas.

A cada momento vemos noticias de padres de familia que violan y embarazan a sus propias hijas, patrones violando a sus colaboradoras, adultos comprando y vendiendo pornografía infantil, padres encadenando a sus hijos, algunos líderes religioso abusando sexualmente de adolescentes y por otro lado haciéndose ricos con la fe y la desesperación de las personas, jugando con lo más sagrado que tenemos: “La palabra de Dios”. ¿En qué y en quién confiar ahora?

Si es necesario buscar ayuda psicológica o psiquiátrica, para guiar a los hijos, ¡hagámoslo! Pensamos que como padres y adultos tenemos toda la razón, pero a veces nosotros mismos los perjudicamos, provocándoles dolor de cabeza, se vuelven mentirosos, manipuladores, sabelotodo, afectando la convivencia con otros niños, pero es tan grande el orgullo y carecemos de amplio criterio para escuchar opiniones de otros, no razonamos, mucho menos ver el daño psicológico que le estamos causando al niño y adolescente.

¿Cuándo fue la última vez que jugaron con sus hijos bachillerato stop, escondelero, arranca cebolla, pelota, desayunaron en familia, fueron al parque a disfrutar de la naturaleza, te sentaste a charlar y a escucharle?

Es hora de recuperar los valores, enseñémosle a nuestros hijos, Amor a Dios, respeto, responsabilidad y disciplina. Y no olvidemos, en la lectura está el poder.

Tags:

  • padres
  • whatsapp
  • redes sociales
  • facebook
  • acoso
  • escuelas

Lee también

Comentarios