Lo más visto

Más de Opinión

Ojalá que esta vez la línea de los entendimientos políticos sí se active de veras para bien del país y de su proceso

Los partidos políticos están ante una prueba histórica que ya no pueden evadir, y eso abarca a los partidos tradicionales y a los que van surgiendo.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

En vísperas de darse el relevo en el plano presidencial, y dentro de la novedosa atmósfera nacional que han generado los resultados electorales del pasado 3 de febrero, se ha dado a conocer la Agenda Interpartidaria para la Nación, que contiene 180 compromisos, y que fue suscrita por los siguientes partidos políticos: ARENA, FMLN, GANA, PCN, PDC y CD. No se trata de una iniciativa surgida de las expectativas y de las ansiedades del momento que actualmente se vive, sino que es producto de un trabajo que vienen realizando las fuerzas partidarias con el apoyo y el acompañamiento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en un esfuerzo que ha durado más de un año, y que responde a una necesidad impuesta por la realidad misma conforme a las demandas del presente y a los requerimientos del futuro, como se viene insistiendo desde los más diversos ángulos del fenómeno actual.

Esta Agenda está referida a 5 áreas básicas, que exigen tratamientos integrales y consistentes: seguridad, economía, salud, educación e infraestructura, que están desde luego en primera línea dentro de cualquier enfoque de la problemática más relevante del país; y de cuyo manejo saldrán lineamientos y esquemas para enfrentar otros problemas existentes. Esta Agenda es sólo la plataforma de base para definir un plan de trabajo en cada uno de los temas por abordar ya en concreto, y por consiguiente el verdadero sentido de la misma tendrá que irse construyendo en la tarea interpartidaria por venir.

Al lanzar esta iniciativa conjunta fueron destacadas las posiciones de compromiso de los participantes y firmantes, en el sentido de darle vida a un diálogo político que sirva para buscar soluciones efectivas y sustentadas a las distintas cuestiones que afectan a los salvadoreños y a la nación en su conjunto. Uno de los suscriptores propuso que se constituya una mesa permanente en la que se les pueda ir encontrando salidas reales a los problemas específicos.

Como hemos dicho tantas veces, es la realidad misma la que sienta las bases del desenvolvimiento nacional, y en las circunstancias presentes dicha realidad intensifica cada día más los apremios para que la lógica del consenso cobre vida en el ambiente, no como aspiración sino como función. El hecho de que esta Agenda Interpartidaria se plantee para el corto y para el largo plazo es una muestra vívida de que esta misión impostergable va tomando fuerza y arraigo como debe ser para enrumbar al país hacia sus metas definidas.

Subrayamos el imperativo de que en esta ocasión los compromisos asumidos no se queden en el papel, como se ha dado con tanta frecuencia, sino que adquieran capacidad motora de manera verificable. Los partidos políticos están ante una prueba histórica que ya no pueden evadir, y eso abarca a los partidos tradicionales y a los que van surgiendo.

Todos tienen que decidirse –de palabra y de hecho– a dejar atrás las prácticas nefastas, como son el atrincheramiento, la improvisación, el repentismo, la intolerancia y la petrificación, para entrar de lleno en la dinámica creativa y en la apertura de mentes y voluntades.

La política tiene que recuperar como tal la confianza ciudadana, para que el país cuente con los instrumentos idóneos para darles vida a la eficiencia y al progreso. Ahí está la clave de la convivencia pacífica y del desarrollo en forma.

Tags:

  • Agenda Interpartidaria para la Nación
  • compromiso
  • consenso
  • confianza ciudadana

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines