Lo más visto

Olimpismo: Cambio de época y nuevo periodismo

Enlace copiado
Enlace copiado
Si hay algo que muestra contundentemente una nueva época son los Juegos Olímpicos Río 2016, donde vimos desde la inauguración plasmados los valores actuales de la gran familia humana, mostrados en las coreografías de los bailes, desfiles, música y discursos sobre el respeto al medio ambiente, a los refugiados, a los migrantes. Hemos visto también nuevas estrellas mujeres en categorías que antes eran solo para varones, como el fútbol. Vemos a jóvenes de ambos sexos provenientes de países en desarrollo, como Latinoamérica, están dando que hablar al romper y superar los propios récords deportivos impuesto en sus regiones, como es el caso de Marcelo Acosta en natación, quien ahora es nuestro mayor un orgullo nacional junto a la selecta de playa.

Todos estos sucesos los hemos conocido a través de la mirada fresca de un nuevo periodismo de calidad, que, motivado por las nuevas tecnologías, busca presentar novedosos aspectos de una misma realidad que se repite, como en el caso de los Juegos Olímpicos. Muchos profesionales han realizado un buen trabajo animado por una sana curiosidad, que les ha llevado a buscar el porqué de las cosas más que el de descubrir la nota amarilla o escandalosa de ese magnífico evento deportivo. Así, hemos visto cómo varios periódicos escritos y digitales muestran que ambos sexos se igualan en buscar la excelencia y dejar de lado la mediocridad. Que ser mujer en el deporte no significa emular al hombre sino ponerle el toque femenino a la competencia, y que ahora la nueva cultura entre los dos géneros es la búsqueda de la cooperación entre mujeres y varones.

Este nuevo periodismo rescata los valores de siempre de esa carrera, pero buscando la creatividad e innovación al ejercerlo. Así lo describe en una entrevista que leí del premio Pulitzer Paul Steiger (dirigió The Wall Street Journal entre 1991 y 2007), cuando señala que el mundo periodístico enfrenta un cambio de época y una época de cambios: “Para ser un buen periodista hay que tener determinación para hacer las cosas bien, curiosidad para identificar buenas historias y habilidad narrativa para contarlas”. Walter Williams afirmaba en 1914 cuando fundó el Missouri Herald: “Creo que el periodismo que tiene éxito teme a Dios y honra al hombre. Es fuertemente independiente, inamovible por el deseo de poder, constructivo, tolerante pero no descuidado, autocontrolado, paciente, siempre respetuoso con los lectores (…) es un periodismo humano, de y para el mundo de hoy”. Él creía que debería comenzarse el cambio desde la academia, donde debería contarse con asignaturas dedicadas a profundizar en la lógica económica de las empresas de comunicación y sus consecuencias en la elaboración de los productos informativos; se necesita motivar a buscar la excelencia (ética); la calidad y la rigurosidad, el compromiso con la verdad y la capacidad de análisis, síntesis y autocrítica.

En El Salvador como en cualquier parte, también se necesita periodistas con una nueva mirada sobre la realidad cambiante.

Esto incluye ayudar a fortalecer la democracia tratando con curiosidad sana de encontrar buenas noticias entre lo malo que hay para darle esperanza a los ciudadanos.

No es que no muestre lo que falla entre los políticos, funcionarios y diputados, pero pueden aceptar el reto de encontrar y “sorprender haciendo cosas buenas” a los líderes políticos y sociales, como hicieron los periodistas deportivos de las Olimpiadas de Río 2016.

Tags:

  • Kalena de Velado
  • Juegos Olimpicos Rio 2016
  • Marcelo Acosta
  • mediocridad
  • Walter Williams
  • Paul Steiger
  • nuevo periodismo
  • records deportivos

Lee también

Comentarios