Lo más visto

Más de Opinión

Oportunidades para una gestión colaborativa del agua

Director Legal y de Asuntos Corporativos, Industrias La ConstanciaTradicionalmente, el día mundial del agua es una ocasión para recordar cuánto dependemos del líquido elemento y lo poco que hacemos para cuidarlo. Sobran estudios, diagnósticos y análisis. Este día imprimamos un toque diferente, más práctico. Veamos mejor dónde están las oportunidades para contribuir a mejorar la disponibilidad y el acceso al agua para las presentes y futuras generaciones del país.
Enlace copiado
Enlace copiado

Existe una oportunidad global. En 2015, 193 países del mundo adoptaron los Objetivos Globales de Desarrollo Sostenible (ODS) planteando una agenda de trabajo para alcanzar metas concretas en 17 áreas a 2030, incluyendo el acceso al agua y su conservación. El ODS número 6, “Agua Limpia y Saneamiento”, propone que a 2030 se logre el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos así como el acceso a servicios de saneamiento adecuados. También plantea mejorar la calidad de agua reduciendo la contaminación e implementando una gestión integrada de los recursos hídricos que incluya cooperación entre países y, localmente, entre diversos actores. Ya tenemos un buen marco de referencia bajo el cual trabajarán gobiernos, cooperación internacional, organizaciones civiles, empresas y comunidades.

También hay una oportunidad en el mundo empresarial. Cada vez más empresas están adquiriendo compromisos públicos para contribuir con sus propias metas a los Objetivos Globales. Este es el caso de AB InBev que se ha planteado que a 2025 el 100 % de sus comunidades vecinas ubicadas en zonas de alto estrés hídrico habrán mejorado de manera medible su calidad y disponibilidad de agua. La compañía plantea lograr esto a través de la puesta en marcha de las mejores prácticas en el uso eficiente del agua, de transformar positivamente la situación de los acuíferos a través de alianzas y asocios y de catalizar el acceso de la gente al agua. Una ilustración de este último punto la puede dar la campaña global de Stella Artois “Buy A Lady A Drink” implementada en alianza con Water.org que, conjuntamente con otras iniciativas a nivel mundial, busca contribuir al acceso al agua a 3.5 millones de personas para 2020. En El Salvador, desde el año 2015 La Constancia ha ayudado a 4,288 habitantes de Nejapa a acceder a agua y saneamiento trabajando en asocios público-privados orientados a proveer de la infraestructura necesaria para que puedan conectarse a la red pública y así gozar del recurso existente en el subsuelo. Para contribuir a la disponibilidad del recurso, la empresa devuelve a los acuíferos del Río San Antonio (Nejapa) y del Arenal de Montserrat (San Salvador) cada litro de agua usado para producir sus bebidas constituyéndose así en la primera empresa del país con operaciones “Agua Neutral”. Estos son solo algunos ejemplos de lo que el sector privado puede hacer trabajando en alianzas con otros actores.

Y además existe la oportunidad de replicar en el país experiencias exitosas en otras partes del mundo, sin inventar nada. Un claro ejemplo de esto es el manejo integrado del recurso hídrico a través de los Fondos de Agua. Este mecanismo ha permitido que, bajo un enfoque de co-responsabilidad, todos los usuarios de un acuífero (comunidades, gobiernos locales, instituciones y empresas) colaboren planificando, financiando y ejecutando las obras y programas necesarios para garantizar la disponibilidad de agua en cantidad y en calidad. El Salvador podría tener Fondos de Agua en cada una de sus cuencas hidrográficas.

Las oportunidades están. Ahora lo que falta es empezar a trabajar juntos para aprovecharlas.

Lee también

Comentarios