Ordenemos la casa

La firma de los Acuerdos de Paz, realizada el 16 de enero de 1992 en México, puso fin a más de 10 años de guerra civil en nuestro país, la cual se cobró la vida de miles de hermanos salvadoreños.
Enlace copiado
Enlace copiado
A través del diálogo, el Gobierno de El Salvador encabezado en ese tiempo por el presidente Alfredo Cristiani pudo ponerse de acuerdo con la guerrilla del FMLN y así terminar con la guerra.

Con la firma de esos acuerdos se logró silenciar las bombas y poner un cese el fuego. Sin embargo pareciera que aún estamos en guerra, ya que a diario son muchas las personas que pierden la vida ante la ola de delincuencia e inseguridad que vive nuestro país. No podemos culpar solo al Ejecutivo, sabiendo que el Estado lo conforman también los poderes Legislativo y Judicial.

No quiero sonar pesimista, pero lamentablemente los problemas antes mencionados no se solucionarán mientras nadie tome la decisión de ordenar la casa, es decir, ordenar las instituciones públicas. Entiéndase ordenar como un proceso de depuración serio y responsable, en el cual se pueda separar lo bueno de lo malo. Los buenos empleados de los malos empleados.

Digo esto porque es triste encontrar agentes de la Policía Nacional Civil que en lugar de cumplir con sus funciones andan enredándose en cosas ilícitas, dejando de esta manera a un lado su compromiso con la población.

Pero no solo son ellos, también hay muchos fiscales que debajo de la mesa estrechan sus manos con el crimen organizado, premiando siempre al delito.

[email protected]

Tags:

  • acuerdos de paz
  • fmln
  • mexico
  • policia
  • delincuencia

Lee también

Comentarios

Newsletter