Lo más visto

Más de Opinión

¿Organización u organismo?

La Iglesia del Señor está conformada por personas santificadas en Cristo...
Enlace copiado
¿Organización u organismo?

¿Organización u organismo?

Enlace copiado

Sociólogo y Prof. en TeologíaUna organización es una estructura administrativa creada para lograr metas y objetivos. Un organismo, en cambio, es un conjunto de órganos que constituyen a un ser vivo. Al aplicar estos conceptos a los pasajes bíblicos que hacen referencia a la Iglesia de Cristo, constatamos que cuando la Biblia se refiere a la Iglesia no hace referencia a una estructura administrativa visible, sino más bien a un organismo vivo, que se alimenta de Cristo mismo y funciona con el ingrediente sobrenatural.

Pablo compara la Iglesia con un cuerpo, donde cada miembro aporta su don para edificación de los otros, y cada miembro es dirigido por la cabeza que es Cristo: “Siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” (Ef. 4.15-16).

Este cuerpo tiene su manifestación visible en forma de iglesias locales, las cuales carecen de perfección pues están en formación. La capacitación de sus miembros se realiza por medio de ministerios otorgados por Cristo mismo: “Y Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (Ef. 4.11-12). En cuanto a su crecimiento, se constata desde su nacimiento una clara intervención sobrenatural, y no el resultado de estrategias humanas: “Y el Señor añadía cada día a la Iglesia los que habían de ser salvos” (He. 2.47).

Por su parte, es en los ancianos –llamados así no por su avanzada edad, sino por su reconocida madurez espiritual– en quienes reside la autoridad final de las iglesias locales, no en el pastor para evitar la dictadura, ni en la congregación para evitar el populismo. Y se les exhorta a gobernar con autoridad sin ser autoritarios. Pedro les recuerda que su función principal es apacentar y cuidar las ovejas, y les pide gobernar conforme al Espíritu y no conforme a intereses personales: “Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey” (I Ped. 5:1-3).

Podemos afirmar entonces que la Iglesia del Señor está conformada por personas santificadas en Cristo, que fueron llamadas por Dios a una vida santa, que oran y se edifican mutuamente, conforman un cuerpo cuya cabeza es Cristo, y su manifestación visible en la tierra son las iglesias locales, las cuales están en formación, son dirigidas por los ancianos, y han sido llamadas a funcionar como organismos vivos y no como organizaciones humanas.

Lee también

Comentarios