Lo más visto

Orlando: horror e impotencia

“La masacre de Orlando produce nuevamente rabia e impotencia, ISIS golpea matando civiles inocentes, Estados Unidos vive otro episodio sangriento facilitado por su política de venta de armas. ISIS hace vulnerable a cualquier ciudad de Occidente”.
Enlace copiado
Orlando: horror e impotencia

Orlando: horror e impotencia

Orlando: horror e impotencia

Orlando: horror e impotencia

Enlace copiado
El mundo entero se estremece con la masacre del domingo por la madrugada en una discoteca de Orlando, Florida, en que un fanático, desquiciado, homofóbico, entró con un rifle de asalto a matar gente inocente que no merecía perder la vida de esa forma.

El brutal hecho causa horror, indignación e impotencia porque hay cada vez más casos en Estados Unidos de desquiciados, de fanáticos o resentidos que tirotean gente en colegios, universidades y ahora este caso implica a ISIS, una de las mayores amenazas a la seguridad mundial, que se adjudicó el atentado.

Según sus declaraciones le ha dado mano libre a sus militantes para que emprendan matanzas, asesinatos de los infieles a su discreción sin necesidad de aprobación en niveles superiores en nombre de su fe. Ni que tenga que ser parte de un complot o de estrategia sofisticada elaborada internacionalmente como las masacres de París, Charlie Hebdo, el restaurante y el estadio.

La masacre de Orlando destaca 3 factores: primero, la afiliación o cercanía del asesino con ISIS; segundo, portaba un rifle de asalto comprado libremente en una tienda de armas en Estados Unidos una semana antes; y tercero, por ser homofóbico, la intolerancia sexual, que en este caso se mezcla con la intolerancia religiosa de ISIS.

La intolerancia es una de las causas más grandes de desgracias y sucesos negativos en todo el planeta.

El asesino compró legalmente un fusil de asalto en otros lugares exclusivamente de uso militar, como quien compra una aspiradora. La permisiva política de venta de armas en Estados Unidos propicia que cualquier desquiciado se haga de un arsenal y cometa hechos horrorosos y abominables.

Los intentos de prohibir o restringir la venta de armas fracasa ante el poderoso lobby de la Asociación del Rifle, la capacidad de cabildear con senadores y congresistas para legislar a favor de los intereses quienes los contratan, una situación muy peculiar, es legal y aparentemente legítimo, aunque esto último se presta a juicios subjetivos, sin duda da pie a sobornos o presiones electorales.

Un hecho menos conocido es el profundo arraigo de la población estadounidense a la posesión de armas, que lleva no solamente a bélicos o “hillbillies”, sino que a gente inteligente y educada a justificar el derecho de estar armados razonando tan atrás en el tiempo como que George Washington incitaba a la población a estar armada para caso de una insurrección por tiranía o defensa del país. Y dicen que sigue siendo válida a estas alturas del siglo XXI, increíble pero así es. Ciertamente cualquier fanático puede construir bombas caseras o comprar armas en el mercado negro, pero eso dificulta las cosas, es mucho más complicado que ahora que comprar armas como comprar muebles en el almacén de la esquina.

Es patológicamente triste que el país más poderoso y democrático del mundo debe aprender lecciones y enderezar caminos para evitar esas masacres.

El otro fenómeno mucho más complejo y tiene en vilo al mundo, es la existencia de una fuerza oscura y perversa como ISIS, que supuestamente basada en sus dogmas religiosos tienen la obligación de matar a todos aquellos que no creen como ellos, a los que llaman infieles.

La situación se volvió muy compleja por el desorden que causaron invasiones y derrocamientos de dictadores que aunque sátrapas, mantenían controlados a los salvajes que se han desatado, propiciada por EUA ingenuamente queriendo imponer democracia allí.

Europa tiene un alto grado de corresponsabilidad también.

Lo tremendo es que hay tantos habitantes de origen musulmán de esta o generaciones anteriores, ciudadanos de Europa o Estados Unidos, susceptibles de ser reclutados, adoctrinados y fascinados por ISIS.

Cualquier ciudad del mundo civilizado es ahora vulnerable a este tipo de ataques o a inmolaciones. Vivimos tiempos terribles.

Réquiem por estas pasadas y futuras víctimas (que las habrá, desgraciadamente).

Tags:

  • masacre
  • orlando
  • terrorismo

Lee también

Comentarios