Lo más visto

Más de Opinión

Oteada rápida

Enlace copiado
Carlos Melara Ramírez

Carlos Melara Ramírez

Enlace copiado

El Ministerio de Cultura deja perder Tacuscalco, mientras la preocupación de su titular gira alrededor de qué hacer con el zoológico. El Ministerio de Turismo deja de lado las acciones de colocar al país como destino turístico, mientras su titular se dedica a pasear por el territorio salvadoreño. El Ministerio de Agricultura no promueve el desarrollo sustentable del sector, ya que su titular ha estado más preocupado por el destino de una yegua o por comprarle semilla transgénica a una empresa extranjera en detrimento de productores locales. No se conocen las propuestas del Ministerio de Hacienda para financiar el desarrollo sostenible y el crecimiento inclusivo del país, pero sí se conoce el jugoso salario que su titular devenga y que la partida secreta sigue siéndolo. El Ministerio de Trabajo no defiende los derechos de la clase trabajadora: su titular se ha dedicado a desconocer sindicatos elegidos legítimamente.

El Ministerio de Defensa no ha pasado de borrar –que no es lo mismo que eliminar– de la fachada de la tercera brigada de infantería el nombre de un genocida; el Ministerio de Salud –más allá del show– no ha logrado abastecer a los hospitales de medicinas o que la atención de los pacientes sea rápida y sin maltrato; el Ministerio de Educación no ha logrado hacer absolutamente nada de lo que supuestamente iba a hacer (educación bilingüe, cambio de currícula, becas...); el Ministerio de Obras Públicas no ha pasado de prometer construir puentes en 72 horas o saludar con sombrero ajeno la ejecución de obras realizadas por gobiernos anteriores; el Ministerio de Economía simplemente ha continuado lo que el anterior gobierno dejó (firma electrónica, programa Corredores Productivos, subsidio al gas); el interés del Ministerio de Medio Ambiente ha sido otorgar permisos para inversores y no reducir los riesgos ambientales del país; el Ministerio de Relaciones Exteriores ha estado más preocupado por la llegada del nuevo embajador estadounidense que por las condiciones deplorables en las que se encuentran nuestros migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México; el Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial ha estado más pendiente de las fotos que sus funcionarios puedan tomarse en el territorio comiendo tortillas, que, por ejemplo, de cumplir las promesas hechas en campaña al sector de veteranos de guerra y excombatientes; y el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, en lugar de propiciar condiciones para la convivencia pacífica y la tranquilidad ciudadana, se ha dedicado a montar shows y maquillar estadísticas para ofrecer la imagen de resultados exitosos. ¿ANDA? ¿ISSS? ¿CEPA? Ni hablar.

Vamos a hacer historia, decían. Pero en 100 días solo ha habido espectáculos baratos, mentiras, arbitrariedades, nepotismo y más promesas, siendo los mejores testigos de esto los centenares de personas que han sido despedidas injustificadamente. El Ejecutivo sigue preocupándose más por parecer que por hacer, ese es su derrotero. Si esto apenas empieza: ¿aguantará la población hasta 2024?

Tags:

  • ministerio
  • partida secreta
  • pacientes
  • educación
  • migrantes
  • 100 días

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines