Otro problema en la caficultura salvadoreña

Las noticias no son alentadoras para la caficultura en El Salvador. En el presente año, son más de 22,000 cafetaleros los que están luchando contra el hongo de la roya. Del rubro del café dependen miles de campesinos que viven directamente e indirectamente del “grano de oro”.
Enlace copiado
Otro problema en la caficultura salvadoreña

Otro problema en la caficultura salvadoreña

Otro problema en la caficultura salvadoreña

Otro problema en la caficultura salvadoreña

Enlace copiado
Las noticias mencionan que en el presente año la cosecha disminuirá, la causa principal es el problema de la roya. Hay miles de cafetaleros que no tienen otras fuentes de ingreso. Es latente el problema y se necesita urgentemente que se les ayude.

Las crisis del café ha llevado a muchos cafetaleros a dedicarse a otras actividades, desde: vender propiedades, lotificar las fincas y diversificación de cultivos. Las tendencias mundiales de los precios del café es el termómetro para seguir en este tipo de cultivo. Empero, la roya es el problema actual que disminuirá la cosecha.

En el año 2012, la roya en el cafeto vino a sembrar incertidumbre en el gremio cafetalero. Nada más basta visitar un par de fincas y verificar que los arbolitos de café están sin hojas y con las típicas manchas amarillas. ¿Qué ha hecho el Gobierno al respecto?

Se está realizando a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería estudios y planificaciones para erradicar la roya. Este problema se extendió en toda Centroamérica.

Caficultores hay de una y trescientas manzanas, cooperativas. No importa la cantidad o la asociatividad, lo que importa es que se ayude a corto plazo. El expresidente de PROCAFE Lic. Mario Acosta mencionó en una entrevista televisiva que se necesitan tres años para paliar la crisis de la roya.

La Fundación Salvadoreña para la Investigación del Café (PROCAFE), ente privado que se ocupa de visitar las fincas para asistencia técnica y muchas actividades, está en un limbo, primero por estar operando con poco efectivo y segundo, por no contar con el mismo equipo técnico para visitar a todas las fincas. Valga el esfuerzo de esa institución en pro de la caficultura. Mientras tanto, cuando el cliente visita una cafetería, no se imagina todo el proceso que se necesita para degustar esa exquisita taza de café. Trabajar las fincas es una loable labor, la cual muchos cafetaleros dejaron esa actividad agrícola por problemas económicos.

Según datos, El Salvador fue el tercer país en exportación a escala mundial. Actualmente, ni a Centroamérica le ganamos; además, a principios del siglo XX, el café era el principal rubro de exportación.

Créditos puede haber en la banca, pero se necesita que el Gobierno y las entidades como la Asociación Cafetalera de El Salvador, el Consejo Salvadoreño del Café y PROCAFE trabajen al unísono para el bien de la caficultura salvadoreña. El café es el pulmón que está poco a poco extinguiéndose.

Este año, la cosecha de café será la peor en los últimos 30 años, según la Asociación Cafetalera de El Salvador. Se espera que el Gobierno siga regalando cafetos de parte del Ministerio de Agricultura y Ganadería, pero se necesita algo más que eso, ya que los abonos, los fertilizantes, pesticidas, cal, etcétera, son de alto costo. Y el control de la roya es caro.

Se necesita una pronta solución para combatir la roya. Descombrar sombra, podar los cafetos, abonar, agobiar, fertilizar, sembrar cafetos, cortar el café, etcétera, son actividades que este año mermarán y, la mano de obra: “el campesino”, tendrá más hambre. No se puede abandonar a la caficultura salvadoreña.

Tags:

  • cosecha
  • cafetaleros
  • tendencias mundiales

Lee también

Comentarios

Newsletter