Lo más visto

Más de Opinión

País sin líderes

El Salvador tiene excelentes trabajadores, profesionales, comerciantes y empresarios. De lo que el país carece actualmente es de líderes.
Enlace copiado
País sin líderes

País sin líderes

País sin líderes

País sin líderes

Enlace copiado
 ¿Qué es un líder? Es aquella persona que dirige o conduce efectivamente a un grupo político, una asociación o una comunidad hacia un objetivo común. Las principales cualidades de un líder son: visionario, carismático, don de mando, decisivo, perseverante, sin temor al error y con entusiasmo por el conocimiento.

Hay líderes positivos y negativos. Dentro de los primeros a nivel mundial están: George Washington, Mahatma Gandhi, Nelson Mandela, José Martí, Madre Teresa y el papa Francisco. A nivel centroamericano: monseñor Óscar Romero, José Figueres Ferrer, Omar Torrijos, Óscar Arias y Rigoberta Menchú. Entre los líderes negativos a nivel mundial se destacan: Adolf Hitler, Benito Mussolini, Joseph Stalin, Pol Pot y Bin Laden. A nivel centroamericano: Maximiliano Hernández Martínez, Anastasio Somoza, Ríos Montt y Manuel Noriega.

Hay cuatro señales que indican que El Salvador necesita líderes positivos: (1) miles de conciudadanos están desencantados de los dirigentes políticos y no ven un futuro prometedor; (2) las cúpulas políticas y empresariales ni abordan los problemas estructurales ni construyen un acuerdo nacional para salir adelante; (3) innumerables compatriotas han dejado de asociar su proyecto de vida con el futuro de su país; y (4) numerosos connacionales prefieren alejarse de la realidad nacional, dejando el destino del país en manos de burócratas partidarios.

Este contexto nacional y la polarización existente favorecen el surgimiento de un líder negativo (caudillo, dictador o demagogo) y por ende, El Salvador corre el riesgo de ser sacudido por la “ola neopopulista” que recorre el planeta: Donald Trump en EUA, Boris Johnson en el Reino Unido, Marine Le Pen en Francia, Pablo Iglesias en España, López Obrador en México, entre otros. En resumen, están dadas las condiciones básicas para que surja un nuevo líder en El Salvador. La pregunta es cómo hacer para que salga uno positivo.

¿Qué, quiénes y cómo se puede hacer para que emerjan líderes positivos? (a) Construir ciudadanía (el dique) para evitar que la “ola neopopulista” destruya la naciente democracia en El Salvador. (b) Elaborar –con la cooperación del círculo académico, la sociedad civil y los medios de comunicación– una agenda ciudadana e incidir en el poder público; (c) desarrollar una estrategia comunicacional para fortalecer el sentido de pertenencia en la juventud y compartir casos exitosos de liderazgos a nivel local, nacional e internacional.

Otro escenario probable es que se prolongue la crisis de credibilidad por la que atraviesan los gobernantes de izquierdas y derechas en El Salvador (al no contener la corrupción, impunidad y criminalidad). Esta tendencia favorecía el surgimiento de líderes negativos y reforzaría que el poder público siguiera excluyendo a la sociedad civil de la toma de decisiones. Consiguientemente, la construcción de una Agenda de Nación sería una retórica electoral.

Conclusión: El Salvador cuenta con talentosos empleados y empleadores. También hay exitosos empresarios del poder y habilidosos comunicadores. Lo que faltan son líderes positivos. La sociedad civil está deseosa de que surjan personas o movimientos que la guíen y motiven para sacar adelante al país. Por ello, los ciudadanos y sus organizaciones deberían redoblar esfuerzos para promover y apoyar la participación de los jóvenes en todos los ámbitos de la vida nacional.

Tags:

  • liderazgo
  • gobernabilidad
  • politica
  • el salvador

Lee también

Comentarios