Lo más visto

“Palabras de paz, tambores de guerra...”

Enlace copiado
Enlace copiado
Palabras de paz, tambores de guerra, tambores de guerra resuenan por toda la tierra. Guerras, preludios de guerras, lágrimas, terror y sangre, vísceras dispersas y diásporas trágicas. Mercaderes malditos de la guerra, líderes políticos que se creen mesiánicos exaltan y fomentan el cruel odio entre hermanos alentando diferencias absurdas del color de la piel, de costumbres, de credos y de clases sociales y que cínicamente prometen que no habrá más hambre, ni dolor ni frío, ni niños descalzos, ni hombres perseguidos, ni ancianos sin techo, ni madres sin hijos, ni niños sin padres...

Palabras, palabras, palabras de engaño, palabras que hacen mucho daño. El hombre aspirina, el hombre covacha, el hombre con hambre no seca su llanto ni alivia sus penas aun cuando el homos mecanicus ya llegó a la Luna, orbita la Tierra y viajará a otros mundos pero todavía no conoce a su hermano hombre, a su hermano alma, a su hermano frágil, a su hermano niño. Chacales humanos que abultan sus vientres y abultan sus cuentas con sangre y con vísceras de niños atónitos, de niños soldados, de indefensos niños que no juegan más a las “cuatro esquinas”, ni a los capiruchos, ni vuelan cometas, ni tampoco tienen los hermosos sueños que en lejanos tiempos tuvimos los niños”.

Este texto lo escribí, en forma de poema, durante la sangrienta guerra fratricida de los 12 años, 1980 hasta 1992. Que Dios nos conceda Paz en el alma y en nuestro querido terruño.

[email protected]

Tags:

  • aspirina
  • paz
  • guerra
  • luna

Lee también

Comentarios