Lo más visto

Más de Opinión

Pan y Circo

El primero en hablar de "pan y circo" fue el poeta romano Juvenal, en una de sus sátiras 140 A.C. refiriéndose al hecho de que los gobernantes, al darse cuenta que el pueblo ya no los quería, optaban por regalar trigo y montar espectáculos circenses, para comprar conciencias.

Enlace copiado
Ulises Gallegos - Director en Que Te valga Agencia de Marketing Digital

Ulises Gallegos - Director en Que Te valga Agencia de Marketing Digital

Enlace copiado

Desde entonces ¨pan y circo¨ se convirtió no solo en un eslogan que ha acompañado a la historia política, sino también en una realidad en los tiempos modernos.

El escritor Andrés Oppenheimer, en un reciente artículo, propone una nueva definición de los malos gobiernos que se está propagando rápidamente a través del internet: ineptocracia: un sistema en que los menos capaces de gobernar son elegidos por los menos capaces de triunfar, y donde los menos capaces de triunfar son abundantemente recompensados con bienes y servicios por elegir a los menos capaces de gobernar.

Pero ¿qué es peor? ¿Un gobierno que ofrezca pan y circo o un ciudadano que se complace con el pan y circo?

Utilizar como táctica política ¨acusar¨ a un gobierno de dar ¨pan y circo¨ al pueblo, es contradictorio, cuando evidentemente el pueblo está contento con el ¨pan y circo¨ que recibe.

Esas críticas representan para el pueblo, una amenaza de quitarles el pan y la diversión que ahora tienen y que aprecian muchísimo, pero ¿se puede vivir de pan y circo?

¿Cuándo en realidad se trata de pan y circo y cuándo se está siendo objetivo al emitir ese juicio?

No hay peor ciego que el que no quiere ver, y en esa lógica, se cometen grandes errores y se emiten afirmaciones con dudosos argumentos, al descalificar iniciativas de país que son auténticas y ¿por qué no decirlo?

Llegaron en el momento idóneo, cuando el único sentimiento que existía hacia el sistema era desencanto, y donde ni las más básicas expectativas de la gente eran llenadas.

Es justo en esa coyuntura nacional, que apareció un proyecto que logró interpretar ese sentimiento y se apropió de los conceptos que la gente reclamaba.

¿Pan y circo? Probablemente si, o quizás no …

Pero lo cierto es que funcionó y aparenta haber llegado para quedarse por largo rato.

Es posible que la principal característica de un país subdesarrollado sea que la gente se emociona con las cosas, pero es incapaz de razonar acerca de ellas.

Pero ante la ausencia de razonamiento y exceso de emoción, indudablemente será el tiempo quien termine dando la razón.

Metafóricamente en estos tiempos el pan son las redes sociales y el circo es el contenido que encontramos en dichas redes sociales y se viraliza de una forma impresionante entreteniendo a sus espectadores.

Hashtags, memes, movimientos, tuits, que han evolucionado hasta convertirse en campañas políticas, con índices de viralización nunca antes vistos.

Pero ¿Qué tan analíticos somos al consumir lo que vemos o nos dicen en internet?

¿Qué tanto puede durar el entretenimiento?

Se dice que ¡somos la sociedad más distraída de la historia! Actualmente existe gran competencia por obtener la atención de un usuario digital.

Existe algo que se conoce como Economía de la Atención, que está directamente ligado al tiempo de las personas, que es cada vez más escaso y disputado entre las marcas. El tiempo es limitado, así como nuestra atención.

Esta atención es bombardeada todo el tiempo por una gran cantidad de mensajes de todo tipo.

Con esto, el costo de la atención subió considerablemente.

La influencia que genera la saturación de información en el ciudadano, motiva a que se tomen más decisiones basadas en experiencias emocionales, que racionales.

¿Pan y circo?

Huir del contexto político nacional en la actualidad es más difícil. Ahora existe lo más parecido a una competencia por la atención entre distintas plataformas

¿Pan y circo?

Solo el tiempo demostrará si habrá una historia.

En palabras de Abraham Lincoln: "Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo".

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines