Lo más visto

Más de Opinión

Pan y circo: caso Dalton y FMLN

Enlace copiado
David Hernández

David Hernández

Enlace copiado

El espectáculo de la toma presidencial refleja el repudio de la población hacia una clase política incapaz, analfabeta y marrullera, tanto de ARENA como del FMLN, y recuerda la antiquísima estrategia de contentar al pueblo con pan y circo. Aquí, a falta de pan, el circo es doble.

El sentimiento generalizado es el de ajustar cuentas a unos oportunistas que, hoy lo sabemos, argumentando luchar por el pueblo, se enriquecieron de forma descarada y dispusieron de la gestión pública como de una finca. Un conocido de la "vieja escuela" que se apartó con antelación de este festín de las hienas, formado en Bulgaria en los años de plomo, pedía incluso fusilamiento para "el Familión", la actual cúpula del FMLN, por haber destruido con su torpeza un proyecto histórico de más de 50 años de lucha y sacrificio.

La estrategia presidencial tiene el aval de una población harta de la partidocracia; y los escarnios públicos de despidos son hechos políticos se esté de acuerdo o no con este método. Queda por verse si este nuevo cambio no repetirá la historia del reparto de migajas burocráticas a compadres, amiguetes y familiares.

En política exterior el acercamiento a Estados Unidos (EUA) es indispensable para un país dependiente de EUA, con la tercera parte de su población en su territorio. Sus remesas familiares constituyen un 16 % del Producto Interno Bruto del país.

Nayib Bukele, actual presidente de origen palestino, debe tener claro empero, que para Donald Trump y el gran capital estadounidense El Salvador jamás pasará de ser un "país letrina" (traducción civilizada de shithole) y sus emigrantes poco menos que mano de obra esclava. A pesar de ello, contra viento y marea, tres millones de emigrantes salvadoreños se han establecido en el país del Norte legalmente, con el Estatus de Protección Temporal (TPS) y una mayoría ilegales. Es sintomático su sentido común, pues emigran no a La Habana ni a Caracas sino a EUA.

En el caso de Roque Dalton, no es cierto lo que dicen sus matarifes, de que se trató de un error de juventud e inmadurez. Al contrario, fue una ejecución con premeditación y alevosía, práctica común desde siempre a tono con esa línea anti-intelectual característica de la izquierda vernácula e internacional. Joaquín Villalobos y Jorge Meléndez, sus asesinos materiales, así como el asesino intelectual, Edgar Alejandro Rivas Mira, no eran adolescentes ni jóvenes engañados sino dirigentes políticos fogueados al calor de las primeras acciones guerrilleras urbanas en el país.

Hay testigos presenciales de esta ejecución así como de la de Pancho, Armando Arteaga, el obrero ebanista asesinado junto a Dalton por apoyar su línea política. Aseveran que para identificar el cadáver de Roque Dalton hay que buscar el esqueleto sin su zapato izquierdo pues al momento de enterrarlo, en la prisa, se extravió.

Hay que pasar página a esta tragedia. Una sincera disculpa pública y la entrega de sus restos mortales podrían bastar. Pese al cuerpo del delito que implicaría la entrega su cadáver. Quizás por ello fue evidente la mezcla de pánico y enojo que denotaba Jorge Meléndez, alias Jonás, durante su conferencia de prensa luego de ser defenestrado por el "ucase", léase tuiterazo, del joven mandatario.

Tags:

  • toma presidencial
  • FMLN
  • partidocracia
  • política exterior
  • Nayib Bukele
  • Roque Dalton

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines