Panamá: un referente económico y de inclusión social

Si usted le pregunta a cualquier persona más o menos letrada qué puede decir de los países de Centroamérica, posiblemente le dirá: el referente artístico de Gerardo Gómez y las pupusas en El Salvador, la “pura vida” de Costa Rica y su gallo pinto, Tical y la innovación de Guatemala, la pintora Leticia Banegas junto con sus baleadas en Honduras, las carnes de Nicaragua y el Canal en Panamá. Esa majestuosa obra de la ingeniería moderna es una insignia de la región. El Canal de Panamá, representado por 77 kilómetros, conecta el océano Atlántico con el Pacífico y fue ideado por los franceses en 1881, pero, por las enfermedades tropicales, los americanos tomaron control del canal en 1904 y completaron el trabajo 1914. Ese año fueron 1,000 barcos los que circularon el canal, llegando hasta 14,000 anuales en la actualidad (en El Salvador son unos 700 buques anuales. ¿Cuántos más serían si el puerto de Cutuco funcionara?).
Enlace copiado
Panamá: un referente económico y de inclusión social

Panamá: un referente económico y de inclusión social

Panamá: un referente económico y de inclusión social

Panamá: un referente económico y de inclusión social

Panamá: un referente económico y de inclusión social

Panamá: un referente económico y de inclusión social

Enlace copiado
Panamá ha sido un referente en lo económico y tengo fe en que también lo sea en lo que respecta a la inclusión de la población LGBTI. Ello gracias a la creación de su otro canal: Fundación Iguales Panamá. La Fundación Iguales es liderada por un maestro de yoga, exdiplomático y experto en derechos humanos llamado Iván Chanis Barahona. Dentro de sus logros está haber orquestado una sinfonía por la igualdad, al coordinar la participación de organizaciones internacionales en el proceso de matrimonio igualitario que se sigue en la Corte Suprema de Justicia de Panamá.

Gracias a la Fundación Iguales Panamá se presentaron los amicus curiae (un amicus curiae es un escrito que un tercero no parte de un proceso judicial dirige a una corte para apoyar una posición determinada) de: (i) Freedom to Marry la organización del ícono del movimiento LGBTI en EUA, Evan Wolfson, quien vendría a ser el equivalente de Marthin Luther King para la población LGBTI en EUA ; (ii) Colombia Diversa con el apoyo de Heartland Alliance (GIHR) en representación de la Coalición de Organizaciones de personas LGBTI de América Latina y el Caribe en el marco de la OEA; (iii) Fundación CEJIL Mesoamérica; (iv) Fundación Latinoamericana para la promoción y protección de la población LGBTI-Igualitos/as (por medio de dos memoriales preparados por Paula Siverino Bavio y por este servidor); (v) de Hunter Thompson Carter, quien como colombiano de alma es un ejemplo de empatía en Latinoamérica, ya que ha participado en gran cantidad de procesos legales en pro de la igualdad; y (vi) de la Alianza Por la Igualdad, que aglutina a los movimientos LGBTI de Panamá.

En mi calidad de presidente de la Fundación Igualitos (www.facebook.com/igualitos), agradezco a Carlos Ernesto González Ramírez de Morgan & Morgan (la firma más grande de Panamá presentó la demanda) para el reconocimiento del matrimonio civil celebrado entre Enrique Jelenszky y John Winstanley. La Fundación Igualitos actúa por convicción, pedimos perdón antes que permiso y tenemos como misión erradicar la discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género a escala continental.

Como dijo Iván: “Ahora queda en manos de los nueve magistrados de la Corte decidir en derecho sobre la dignidad de las personas LGBTI”. En El Salvador, esa misión está en las manos de cinco personas en el proceso 184-2016.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter