Loading...

Pasos pequeños, saltos gigantes

Enlace copiado
Carlos Alfaro Rivas - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Carlos Alfaro Rivas - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

"Hemos dado un paso pequeño para el hombre, pero un salto gigante para la humanidad". Famosas palabras del astronauta Neil Armstrong (QDDG) a las 10:56 p. m. del 20 de julio de 1969 luego de haberse convertido en el primer ser humano en poner pie en la Luna. "¿Se paró en queso?", curiosa la lorita Pepita.

"Las cosas grandes comienzan con pasos pequeños". Certeras palabras del terrícola más pupuso, Jeffrey Bezos, a la 1:11 p. m. del 20 de julio de 2021 luego de haberse convertido en el billonario que más alto le ha tocado las patas al espacio, en una nave craneada no por su superempresa Amazon, sino por Blue Origin, su pasión espacial en movimiento, que está dando pasos pequeños pero saltos gigantes, gracias a Amazon. "Hapi verdey, Apollo 11", canta en inglés pateado la lorita frente a un pastel con 52 velitas.

Gracias a Virgin, y la misma pasión por el más allá, el billonario inglés sir Richard Branson se enfocó en ganarle la carrera a Jeff y, 9 días antes, le tocó las patas al espacio en una nave llamada Virgin Galactic. Pero, por ajolotado, Dios hizo justicia elevando a Jeff media maratón (21 km) más que a Branson.

Otro "space freak" billonario, enfocado en colonizar el espacio, también está convencido de que antes de dar saltos gigantes, debemos dar pasos pequeños. De nombre raro (Elon Musk), gracias a sus carros eléctricos, su otra empresa, Space X, está echándole carbón a su cápsula Dragon, con la que seguro piensa trepar más que Jeff, ya que su sueño es ser el primero en poner pie en Marte. A ver qué dice Dios.

Hoy por hoy, les guste o no les guste, la corona espacial la tiene el dueño y ex-CEO de Amazon; digo ex, pues el 7 de julio renunció para dedicarse al espacio.

La mayoría de los salvadoreños, envenenados por el show político de la semana pasada, no le paramos bolas a los pasos pequeños de los hermanos Bezos. Yo sí, acompáñeme, le va a caer bien despejarse.

Hermanos, pues Mark (un pelón igualito) acompañó a Jeff junto a Wally la astronauta más anciana (82) y Oliver el astronauta más cipote (18), y los 4 sobrevolaron la línea Karman, a 106 km de nuestra chibola terrestre, donde flotaron por 4 minutos, en el interior de su cápsula espacial (pura rueda de Disney), hasta que se acabó la cora, y tocó aterrizar, en el desierto tejano, como lo hizo minutos antes el cuete New Shepard que los disparó.

Con champagne en mano, adrenalina en venas, y su reciente visión de lo frágil que es nuestra atmósfera, Bezos afirmó que, si queremos sobrevivir, a los terrícolas no nos quedará de otra que trasladar industrias contaminantes al espacio.

Al Barbara Walters (impecable y lúcida a sus 91 años) preguntarle por sus planes en el futuro inmediato, el nuevo astronauta mencionó que Blue Origin le está echando carbón a su cuete New Glen, para que orbite la Tierra el otro año; pero antes, habrá 3 disparos más del New Shepard.

Lo bueno de los cuetes que fabrica Bezos es que son reutilizables (no desechables como los de la NASA), y se alistan con rapidez, para satisfacer la demanda de turistas millonarios. A las 24 horas del vueltín de Jeff, habían caído $100 millones, en concepto de reservas para sobrevolar la línea Karman. ¡Qué alucín!

"And the Price tag?", le pregunta Mrs. Walters. "Ballpark $250k a pop", responde Jeff. Para que entendamos los guanacos, dice que el salto va a costar 7.3 bitcoines al cambio del día.

Falso, Jeff, los salvadoreños no queremos bitcoines. Cierto, Jeff, las cosas grandes comienzan con pasos pequeños. Gracias a billonarios visionarios como vos, sir Richard, y el del nombre raro, no me cabe duda de que los terrícolas colonizaremos el espacio antes que los marcianos. Y ahí no piden visa.

Tags:

  • pasos
  • Bezos
  • Richard Branson
  • espacio
  • Amazon

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines