Patrimonio nacional desaparecido

Ahora que están ocurriendo algunas tímidas investigaciones a funcionarios que podrían haberse enriquecido ilícitamente y además estamos viendo actuar a un fiscal que parece querer cumplir con sus obligaciones constitucionales, me parece oportuno que los ciudadanos digamos algo sobre lo que históricamente hemos visto desaparecer a plena luz del día.
Enlace copiado
Patrimonio nacional desaparecido

Patrimonio nacional desaparecido

Patrimonio nacional desaparecido

Patrimonio nacional desaparecido

Enlace copiado
A lo mejor algo se investiga. Veamos: En la década de los cincuenta (gobierno del PRUD) se remodeló el Paseo Independencia (mal llamado avenida) y desaparecieron las 18 estatuas que lo adornaban y que representaban musas, diosas, virtudes, etcétera. Fueron un regalo del gobierno inglés con motivo de haber finalizado la etapa final del ferrocarril en las postrimerías del siglo XIX. Habían sido hechas en fino mármol por los mejores escultores europeos.

En su momento algo se dijo que estaban decorando patios y jardines de las mansiones de los políticos de la época.

En los setenta (PCN) desaparecieron las cuatro luminarias valiosas que regaló la empresa alemana que instaló la planta telefónica en el Palacio de Telecomunicaciones (calle Darío y 5.ª avenida, San Salvador) y que eran similares a las muy valiosas existentes en el famoso Palacio de Schömbrunn en Viena. Fueron sustituidas por lámparas de igual volumetría pero de materiales locales baratos (pletina, madera, plástico, etcétera). Eran dos muy grandes (1.2 m³) en el salón principal y dos menores (0.25 m³) en las oficinas ejecutivas, de las cuales nunca se supo su destino.

En los noventa (ARENA) y en el terreno de la Feria Internacional (ahora CIFCO) al oriente del edificio principal estaba el Pabellón Centroamericano n.º 2, que era un edificio metálico, circular (de cerca de 30 metros de diámetro y 5 de altura), de ingenioso diseño desmontable y que fue donado por el gobierno y el pueblo italianos con motivo de la Primera Feria Internacional. Allí se exhibían los productos artesanales locales (dulces, losa, sombreros, etcétera).

En alguna oportunidad cuestioné a un directivo de la Feria sobre dicho edificio y me contestó de manera irónica: “Le llegó carcoma y hubo que eliminarlo” (sic). Otras personas han asegurado que sirve de bodega de materiales en una finca local.

En la década presente (FMLN) muchos interesados en la Arqueología pudimos apreciar el esqueleto decapitado, pero completo con cráneo y en perfecto estado, de una persona de más de dos metros de estatura, que estaba en la “Bodega de elementos en investigación” del sitio arqueológico de Casa Blanca en Chalchuapa y que fue encontrado en las pirámides de la zona por un científico estadunidense allá por 1974.

En algún momento hicieron una urna grande, con arena negra, pero con solo unos huesitos y el “esqueletón” –como era conocido– desapareció sin dejar rastro. Como esto es reciente, quizás los arqueólogos japoneses que manejan el sitio podrían decir algo al respecto.

Hace unos pocos años, que le pregunté en público sobre el caso al secretario de Cultura, me resultó enojado e incluso agresivo por atreverme a haberle preguntado sobre el tema (¡!).

Espero que alguien influyente, que le fascine la historia y la investigación, se interese por conocer algo más de estos desaparecimientos, al menos como terapia de recuperación de la autoestima nacional. Y usted, estimado lector, cuéntenos otras historias similares, al menos como cultura general y denuncia de los abusos ocurridos.

Tags:

  • enriquecimiento ilícito
  • prud
  • pcn
  • arena
  • fmln
  • investigacion

Lee también

Comentarios

Newsletter