Paz más allá de Colombia

<p>No solo Colombia sino también América Latina se merece el proceso de paz anunciado esta semana por el presidente Juan Manuel Santos que pretende dirimir un sangriento conflicto de 50 años con las FARC.</p>
Enlace copiado
Paz más allá de Colombia

Paz más allá de Colombia

Enlace copiado
<p>Las negociaciones que comenzarán el 5 de octubre en Oslo, Noruega, por Naciones Unidas, OEA, Unión Europea y EUA demuestra que los beneficios de la paz trascienden a Colombia, porque neutraliza la violencia interna que ya ha generado 250 mil muertos y cuatro millones de desplazados y desarticula a una banda de narcotraficantes que ha internacionalizado el mercado de las drogas y negocios derivados, minando la paz en países como México y los centroamericanos. Así mismo se aniquila un foco de polarización regional, debido al apoyo logístico que las FARC siempre recibieron de los hermanos Castro y de Hugo Chávez.</p><p> Más aún, se desbarata la capacidad de las FARC de contribuir económicamente a procesos electorales en toda América Latina, como en los más recientes de Ecuador y Venezuela, generándose mayor estabilidad democrática en la región. Y debe considerar algo tremendamente importante: los recursos millonarios que el gobierno destina para la guerra podrán ahora invertirse en programas de desarrollo.</p><p>El anuncio del presidente Santos puso en perspectiva su estrategia para la paz. Ahora se entiende por qué se hizo amigo de Chávez, se acercó a Cuba y se reconcilió con Rafael Correa después de que como ministro de Defensa durante la presidencia de Álvaro Uribe ordenó la invasión de la selva ecuatoriana para bombardear campamentos guerrilleros. Pero su audacia va más allá de sus nuevos amigos. Desde que asumió hace dos años, tejió un andamiaje jurídico para la paz, mediante una reforma constitucional y creación de leyes de reparación a víctimas, desplazados y restricciones para que existan zonas de despeje que en el pasado solo beneficiaron a los guerrilleros. Pese a los recientes atentados de las FARC contra la infraestructura energética y petrolera del país y a las amenazas contra su vida, Santos sabe que el hartazgo de cada colombiano contra la violencia lo benefician para buscar la paz y evitar los fracasos de procesos anteriores como los de Belisario Betancur en 1984, César Gaviria en 1992 y de Andrés Pastrana en 2001.</p><p> Por eso ahora adelantó que los militares no perderán presencia ni el Estado renunciará a su soberanía territorial mientras duren las negociaciones y la posible desmovilización guerrillera. Su mayor opositor, su anterior jefe, Uribe, tiene muchas razones para desconfiar de las guerrillas, tanto como muchos colombianos. La visión de que varios líderes guerrilleros procesados por crímenes de lesa humanidad puedan terminar con privilegios en las bancas del Congreso es simplemente aterradora. Los últimos atentados de las FARC demuestran que pese a que están diezmadas y que muchos de sus líderes fueron aniquilados, todavía tienen capacidad de resistir a los embates militares y prolongar el conflicto eternamente. El desafío mayor que enfrentan ahora los colombianos es entender que en toda negociación, de la que también formarán parte Cuba, Venezuela, Noruega y Chile, nadie puede quedar totalmente satisfecho. Los procesos de paz tienden a ser imperfectos, como ha quedado demostrado en Centro y Suramérica, al resultar casi imposible conciliar lo que unos ganan y otros pierden, y porque existe una línea muy delgada entre justicia e impunidad, castigo e indulto, rencor y perdón.</p><p>Muchos creen que es más fácil alcanzar la paz mediante la guerra, por lo que este proceso tendrá tropiezos. Pero el hecho de que comience permite a América Latina tener la esperanza de que pueda cerrar la última de sus venas abiertas.</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter