Lo más visto

Más de Opinión

Pedagogía del mundial...

Enlace copiado
Óscar Picardo Joao / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Óscar Picardo Joao / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Ahora que culminó el Mundial de fútbol en Rusia y estamos impregnados o invadidos por las diversas circunstancias deportivas, más allá de la polémica, de los resultados, los goles, el VAR y las buenas jugadas, podemos obtener algunas lecciones para la vida y sobre todo para nuestros niños y estudiantes.

1.- No siempre contar con el mejor jugador te hace ganar; el fútbol es un deporte de “equipo”, en donde todos son importantes y no solo uno; las grandes estrellas globales fueron despachadas casi de inmediato. Debemos valorar más el trabajo colectivo y las capacidades de todos.

2.-Una cosa es jugar con tus compañeros de siempre en una liga estructurada y conocida, y otra cosa es enfrentarte a la incertidumbre de los mejores, en condiciones más adversas. Cada vez más necesitamos un proyecto educativo para la duda y lo desconocido, para el futuro.

3.- La imagen importa, pero el liderazgo es fundamental; el dicho “hazte fama y acuéstate a dormir” a veces no funciona; un líder jalona procesos y circunstancias, lucha, inspira, corre más. El jugador más valioso de este mundial fue una feliz sorpresa. No siempre el que se saca 10 es el mejor alumno.

4.- La tecnología tarde o temprano nos alcanza; había quienes decían que el VAR nunca ingresaría al fútbol porque le restaría polémica; y llegó el VAR a proponer más justicia y Fair Play. No debemos subestimar las tecnologías en los procesos educativos.

5.- Muchos aficionados latinoamericanos han llegado a Rusia a demostrar su bajeza cultural y a burlarse de los demás; mientras que los japoneses siguen siendo un ejemplo para el mundo. Estemos también atentos a lo que sucede alrededor del hecho educativo.

6.- Los procesos son importantes; un trabajo sostenido y de largo plazo da mejores resultados que una visión histriónica e inmediatista. Efectivamente, necesitamos una visión de largo plazo, sobre todo en educación; el cortoplacismo nos tiene estancados.

7.- La combinación entre experiencia y juventud aporta condiciones fundamentales para jugar, aprender y ganar. Este es sinónimo de interdisciplinariedad o de descubrir e integrar las inteligencias diversas en el aprendizaje basado en proyectos.

8.- El Fair Play ahora es más importante; antes era algo complementario, un discurso, hoy cuenta para clasificar; justamente Japón clasificó, dejando a un lado a Senegal por menos tarjetas. No solo Matemáticas, Ciencias, Sociales y Lenguaje, educamos a un ciudadano.

9.- La mayoría de los jugadores que vimos en las selecciones que clasificaron al mundial vienen de ligas menores y casi todos juegan en las principales europeas; tomemos nota si queremos ir a un mundial y no hacer un ridículo. Proyectemos a nuestros jóvenes hacia una visión global.

10.- Los procesos migratorios estuvieron presentes en el mundial; por ejemplo, la selección campeona del mundo integró en su seleccionado a jóvenes talentosos de excolonias francesas de África, el resultado fue increíble.

Finalmente, el fútbol es una experiencia única que logra lo mejor –y a veces lo peor– de las personas, unifica, elimina barreras, pero no debemos olvidar que hay otros deportes, y otras manifestaciones culturales, artísticas y científicas importantes en la vida. Cada cosa en su lugar y en su justa dimensión. Las cifras millonarias de la industria del fútbol han desfigurado y creado brechas de grandes proporciones así como espejismos para nuestros niños y jóvenes...

Lee también

Comentarios