Lo más visto

Perfil salvadoreño

El Salvador es un país pequeño, densamente poblado, desigual y altamente vulnerable.
Enlace copiado
Perfil salvadoreño

Perfil salvadoreño

Perfil salvadoreño

Perfil salvadoreño

Enlace copiado
La sociedad salvadoreña vive una intensa transición. Ha pasado de la violencia política a la violencia social, del neoliberalismo al neoestatismo y de una corrupción ligada a grupos económicos nacionales a una corrupción relacionada con el crimen organizado con dimensión regional e internacional. Por otra parte, está creciendo la población en edad productiva, urbana y con una actitud migratoria (2.5 millones de compatriotas viven en el exterior).

De no comprender esta transformación, los dirigentes políticos seguirán alejándose de los ciudadanos y se agravará la crisis de credibilidad por la cual atraviesan. Es decir, los salvadoreños saldrán adelante en la medida que conozcan la sociedad en la que viven. Es imperativo, entonces, que los gobernantes entiendan la realidad nacional y sepan que numerosos conciudadanos están conscientes de que la lucha partidaria es motivada por el interés de controlar el aparato estatal y no por lograr el bien común.

En este marco y de una forma empírica e inductiva, a continuación se describen cinco tipos o perfiles de salvadoreños que predominan actualmente. Su orden de presentación no tiene ningún significado y tampoco pretende ser exhaustiva.

Perfil A: Cansados y desencantados. Salvadoreños mayores de 50 años de edad que han conocido la represión, la guerra civil y la democracia representativa. Estos conciudadanos han vivido dictaduras, golpes de Estado, juntas cívico-militares, eventos electorales, Acuerdos de Paz y alternabilidad en la Presidencia de la República, lo cual les ha permitido constatar que al llegar al poder los políticos abrazan el centralismo y defienden el statu quo.

Perfil B: Indiferentes y escépticos. Salvadoreños de todas las edades y géneros que salen diariamente a trabajar para llevar los alimentos a la mesa. Desconfían de las promesas de los dirigentes y partidos políticos. Dentro de este conjunto también se ubican miles de conciudadanos que siguen siendo pasivos y distantes de los movimientos sociales. Pareciera que han decidido dejar únicamente en manos de Dios el rumbo del país.

Perfil C: Excluidos y agresivos. Segmento de salvadoreños menores de 30 años de edad que tienen dificultades para acceder a la educación y al trabajo. Un alto porcentaje de ellos tiene una familia disfuncional y no les interesa estudiar ni trabajar. Son asediados por el crimen organizado y muchos tienden a usar la violencia para delinquir y subsistir. Este complejo fenómeno representa el mayor reto nacional del presente siglo.

Perfil D: Desintegrados y desentendidos. Salvadoreños de todas las edades y estratos sociales. Son connacionales que han dejado de asociar su proyecto de vida con el futuro de su país. Uno de cada cuatro compatriotas vive en otras latitudes y sus hijos y nietos tienden a alejarse de su lugar de origen. En un sentido figurado, se puede decir que la mayoría de emigrantes salvadoreños son solidarios y un número inferior “ha quemado los barcos”.

Perfil E: Ideologizados y subordinados. Segmento de salvadoreños entre 19 y 49 años de edad que están relacionados emocionalmente con grupos o partidos políticos. Los dirigentes partidarios estimulan el resentimiento social y el odio entre connacionales. De esta forma (polarizando a las masas), los partidos políticos ganan las elecciones y los electos gobiernan sin necesidad de promover el diálogo y la reconciliación nacional.

Tags:

  • el salvador
  • perfil
  • desarrollo
  • poblacion

Lee también

Comentarios