Periodismo superficial

Las recientes denuncias sobre corrupción en la FIFA y el dopaje del ciclista Lance Armstrong muestran las debilidades de un periodismo deportivo superficial, más dedicado a entretener y comentar que a investigar y a asumir la responsabilidad de informar.
Enlace copiado
Periodismo superficial

Periodismo superficial

Periodismo superficial

Periodismo superficial

Enlace copiado
El periodismo deportivo se asume casi como espectador de tribuna. Ofrece testimonio de lo que ocurre, pero no profundiza. De ahí que ofrezca récords, resultados o escándalos con la misma resonancia que intensidad. En esa escala, vale igual que a Lionel Messi le otorguen un cuarto Balón de Oro, que a Manny Pacquiao le arrebaten la corona mundial o que se gasten millones en arreglos de partidos y peleas. Tampoco se distinguen las infidelidades de Tiger Woods que el dopaje de Armstrong o la violencia de las barras bravas que el racismo irascible en los estadios.

Es inexplicable cómo el periodismo especializado no investiga ni anticipa, contentándose solo con recoger y comentar las denuncias de los afectados. Una falta de protagonismo que menosprecia tanto la relevante misión de la prensa como la confianza depositada por el público.

El caso de Armstrong revela esa incapacidad. Es difícil comprender cómo este ídolo universal, ganador de siete Tour de Francia, se pasó más de una década haciendo de víctima, negando denuncias sobre dopaje y amenazando a sus compañeros de equipo para que mantengan los secretos, sin que una investigación periodística lo haya desenmascarado con antelación.

Si el periodismo hubiera cumplido con averiguar las denuncias de los últimos años, ni Armstrong habría ganado tantas competencias a base de mentiras, ni el público se hubiera sentido lastimado. Pero hubo que esperar un informe reciente de la agencia antidoping estadounidense que calificó este caso como el “más sofisticado, profesionalizado y exitoso en la historia del deporte” y a que Armstrong confesara sus adicciones en el show de Oprah Winfrey, para que el periodismo también dejara de creer en el héroe.

El caso de Armstrong es una grave omisión de la prensa especializada, pero no la única. La reciente investigación de la revista France Football revela la corrupción enquistada dentro de la FIFA. Acusa al expresidente francés Nicolás Sarkozy y a las autoridades del fútbol mundial y de varias federaciones africanas, latinoamericanas y caribeñas por haber favorecido a Catar para que consiga la sede de la copa mundial de 2022, a cambio de millones de dólares y favores a futuro.

De esa trama oscura de premios y favores dentro de la FIFA ya hablaba Diego Maradona, quien acusó de mafioso a Joao Havelange, el exrector por 24 años de la entidad.

Respecto a los medios, la superficialidad no solo es debilidad del periodismo deportivo. La crisis económica obligó a muchos a recortar gastos y personal, lo que derivó en una reducción general de calidad informativa. Sin embargo, esta debilidad puede resultar en una gran oportunidad. Siendo la sección deportiva muy atractiva para los anunciantes y la potencialmente más rentable, podría ser el sitio ideal por donde reinvertir en reporteros y periodistas de investigación.

Un periodismo deportivo menos espectador, más profundo y comprometido, preocupado en descubrir hechos no solo en cubrir eventos, ayudaría a mejorar el deporte, a elevar la credibilidad de la prensa y a aumentar la confianza del público.

Tags:

  • Armstrong
  • FIFA
  • periodismo
  • escandalo
  • corrupcion

Lee también

Comentarios

Newsletter