Loading...

Perrea solo

Enlace copiado
Perrea solo

Perrea solo

Enlace copiado

Tengo en las criptomonedas el mismo interés que en las canciones de Maluma. Pero con una diferencia: al gobierno de mi país no se le antojó volver obligatorio el consumo de reguetón.

En algún momento, a partir de la lectura de decenas de artículos de sesudos expertos internacionales -es el superpoder de los economistas, todos parecen saber de lo que hablan- debo confesar que por un momento me pregunté si mi desconfianza con los políticos me impedía aceptar la genialidad de la Ley Bitcóin.

Me reuní con gente del gobierno que me lo explicara, conversé con al menos uno de los millonarios de las criptomonedas, le hice preguntas de verdadero analfabeto a especuladores que han hecho dinero apostándole a activos volátiles. Y todos, uno por uno, algunos a modo de prevención creyendo que iba a sacar mi dinero de la AFP para meterlo a la Chivo Wallet y otros con algún desprecio por mi condición de periodista gorgojo, me dijeron que había alta probabilidad de que perdiera dinero.

Y desde entonces, cada vez que leo en las noticias que el tal bitcóin y el resto de carambadas pierden valor un día sí y el otro también, me pregunto cómo es posible que el presidente de la República arriesgara millones de dólares de los contribuyentes en un asunto de alto riesgo por naturaleza. Si la idea era proteger el -poco- dinero de los salvadoreños invirtiendo en una especie prometedora, oiga, ¿no habría sido mejor invertir en oro, plata o piedras preciosas?

Alguien me explicó que el problema del oro es que es un producto simple, puro, que requiere que tengas donde guardarlo, seas paciente y no pretendas ganarte unos pesos ni siquiera a mediano plazo.

Aclaro que no es mi intención proponer al gobierno que invierta en cosa alguna, excepto en educación y salud. Si hubiese una tienda de sensatez, sobriedad y clase, por supuesto que les recomendaríamos una pasadita por ahí a la mitad de los ministros pero ellos están más a gusto comprándose los zapatos de Mauricio Funes (telón piadoso).

Sólo intento ilustrar que siendo el nuestro un país pobre, tirado al perro de tanto que le han robado, comprometer decenas de millones de dólares no tiene ningún sentido a menos que se sepa algo que el mercado ignora o que se tenga información de calidad que se traducirá en una ganancia decisiva. En ambos casos, el objetivo final es disfrutar de una rentabilidad inusual, no someterse a las reglas del juego de la banca y creer que hay atajos, aun si es a costas de actuar temerariamente con dinero que no es tuyo.

Quizá alguno de esos gringos que han visitado al presidente en los últimos meses, de esos que se ponen ojos de cadejo negro en sus fotos en las redes sociales le vendió gato por liebre. O minusvaloraron la mala sangre que el gobierno de su país le tiene al asunto y los movimientos de que era capaz a través de la Reserva Federal.

Sea como sea, todos los que honramos impuestos estamos viendo al gobierno abaratar lo que le hemos pagado, y en particular le he hemos visto perder 40 millones de dólares en un dos por tres, como quien travesea un teléfono, sin haber conseguido con eso ni siquiera un pupitre, una computadora o tres llantas. Literalmente, desperdiciados.

Dicen que se trata de un "invierno cripto", que en unas semanas o meses o años todo se estabilizará, que entonces como en diciembre de 2020, los inversionistas en bitcóin se levantarán de entre las cenizas como el fénix. Y... quizá. O quizá no.

Como sea, la moraleja es que no hay atajos, que a un Estado como el salvadoreño le urge conciencia y congruencia porque una cosa es que el presidente sea un millonario acostumbrado al riesgo y la especulación y otra cosa es que a un país tercermundista que debe dos de cada tres centavos que produce le convenga que le manejen así sus dineros.

Sí, jugó con dinero ajeno y va perdiendo. O como diría Maluma: miéntele a todos tus seguidore' y dile que los tiempo' de ahora son mejore'.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • criptomonedas
  • Ley Bitcóin

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines