Lo más visto

Plan de gobierno quinquenal, programas anuales y presupuestos

El Gobierno, por medio del Consejo de Ministros (art. 164 Cn.), debe establecer su Plan Genera
Enlace copiado
Plan de gobierno quinquenal, programas anuales y presupuestos

Plan de gobierno quinquenal, programas anuales y presupuestos

Plan de gobierno quinquenal, programas anuales y presupuestos

Plan de gobierno quinquenal, programas anuales y presupuestos

Enlace copiado
El Gobierno, por medio del Consejo de Ministros (art. 164 Cn.), debe establecer su Plan General a desarrollar en su período presidencial y, siendo anual el ejercicio fiscal, elaborar los programas de acción anuales y su complemento financiero, los gastos, todos los cuales por ser nuestro gobierno republicano, democrático y representativo, deben ser aprobados por la Asamblea Legislativa, que en el ejercicio de la soberanía y en nombre del pueblo salvadoreño decreta los medios coercitivos para generar los ingresos necesarios para satisfacer los gastos necesarios para realizar las actividades programadas de cada ejercicio fiscal.

La Constitución le otorga iniciativa de ley exclusiva al Consejo de Ministros para proponer el presupuesto (equilibrado) de ingresos y egresos necesarios para realizar los programas anuales de acción del gobierno, sobre el cual debe decidir la representación del pueblo salvadoreño, la Asamblea Legislativa, determinando no solo la contribución para sufragar los gastos del gobierno (impuestos), sino también la adjudicación específica de los recursos necesarios para la realización de cada una de las actividades anuales que el gobierno realizará para lograr los fines del Estado, la justicia, la seguridad jurídica y el bien común.

El profesor Dino Jarach en su obra Finanzas Públicas y Derecho Tributario, señala que en los países del Occidente en que rige el Estado de Derecho constituye punto fundamental y cumple el proceso jurídico democrático la aprobación del Presupuesto por parte del Poder Legislativo, y el control de su ejecución por un organismo independiente de los órganos de gobierno, como la Corte de Cuentas en nuestro país, a la que corresponde “la fiscalización de la Hacienda Pública en general y de la ejecución del Presupuesto en particular” (art. 196 Cn.), y tiene como especial facultad autorizar toda salida de fondos del Tesoro Público de acuerdo con el Presupuesto e intervenir en todo acto que le afecte; “la de examinar la cuenta que sobre la gestión de la Hacienda Pública rinda el Órgano Ejecutivo a la Asamblea, e informar a ésta el resultado de su examen”. Al controlar la recaudación de impuestos y la erogación de gastos y su control jurisdiccional, garantiza la pureza de la gestión pública del gobierno.

La discusión de la naturaleza del Presupuesto como simple ley formal ha sido superada, no solo constituye una autorización al gobierno para el gasto en todos sus ramos, sino también una obligación a cargo de los funcionarios públicos de realizar las actividades determinadas en el año fiscal, para cuya ejecución autoriza la erogación de fondos, como parte de las actividades contenidas en el Plan General de Gobierno.

La Asamblea Legislativa, al aprobar los impuestos y el presupuesto de gastos del gobierno, establece el compromiso del gobierno de ejecutar su Programa anual de acción correspondiente al Plan General del Gobierno.

La Democracia permite a cada gobierno, de acuerdo con la representación del pueblo, de acuerdo con sus preferencias mayoritarias, determinar la acción anual del gobierno destinada a lograr los fines del Estado que informa al sector privado para que pueda tomar sus decisiones, coordinando su actividad económica.

Las funciones fundamentales del presupuesto sirven para señalar en forma específica: a) las actividades de trabajo anual que debe realizar el gobierno en cumplimiento de los fines a los cuales está comprometido, en su Plan General, con detalle de cada una de ellas; b) los montos de que dispondrá para cumplir con cada uno de los rubros aprobados por el Asamblea Legislativa; c) las bases del control financiero del Estado con relación a su gestión; y d) hacer del conocimiento público el plan económico del Estado para que el sector privado pueda acomodar sus acciones al mismo, especialmente en materia de inversión, para que el país obtenga el máximo beneficio.

Lee también

Comentarios