¿Podremos construir una gobernanza digital en El Salvador?

Enlace copiado
Claudio M. de Rosa - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Claudio M. de Rosa - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Antonio Diéguez Lucena, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia, Universidad de Málaga, escribió el artículo "En el control de la inteligencia artificial nos jugamos el futuro", publicado en The Conversation (8/abr/2021), y luego retomado por LPG. Lo que plantea Diéguez también debe ser analizado respecto a los desafíos que deberá enfrentar El Salvador porque, de una u otra forma, la inteligencia artificial (IA) y sus innovaciones sistemáticas, así como la biotecnología, nos afectará como personas y como sociedad.

Muchas personas intercambian ideas sobre la IA y los desarrollos tecnológicos disruptivos, pero son el mínimo. A la inmensa mayoría pareciera no interesarle esto, sin saber cómo afectará la revolución tecnológica sus vidas. Como lo dice Diéguez, la irrupción acelerada y disruptiva de la tecnología, característica propia de la 4ª Revolución Industrial, afectará profundamente la vida de las empresas, los gobiernos y las personas, esto es, a toda la sociedad y la forma como nos relacionamos.

Ante esta situación, además de conocer cómo cambiará la vida en la sociedad digital, está la urgente necesidad de construir lo que se denomina gobernanza digital, entendiendo qué es gobernanza (unión conceptual de gobierno y confianza). Este accionar es un desafío para todos los gobiernos del mundo: construir un conjunto de políticas públicas, y sus leyes, normas, esquemas, métodos, procedimientos y lineamientos para proteger a la población de abusos y usos indebidos de la información personal. Como dice Diéguez, la gobernanza de la tecnología se ha convertido en un problema ineludible en la agenda política.

Si bien hay algunos esbozos al respecto en El Salvador, habrá que entrar con decisión a la formulación de las políticas públicas que establezcan un nuevo orden legal para proteger a la sociedad, en general, y a los trabajadores y fuentes productivas, en particular, como lo señala Diéguez, ante la "unión de tecnologías digitales, particularmente la IA y las redes de sistemas inteligentes, la robótica, el internet de las cosas, las tecnologías de nuevos materiales, la nanotecnología y las biotecnologías".

Este es uno de los mayores desafíos que enfrentará el Estado salvadoreño, el que requerirá conocimientos técnicos específicos para formular leyes y normas a la brevedad, que podrá obtener de asesores expertos en cada área tecnológica, y considerar que la legislación salvadoreña y la gobernanza digital también deberán responder a requisitos internacionales.

Los grandes interrogantes: ¿podrá la IA llegar decidir la formulación de leyes de un país?; ¿a controlar las decisiones en las empresas?; ¿a vigilar cada acción, e incluso el pensamiento de la gente? Y ¿qué pasaría si las máquinas llegan a ser superinteligentes y llegan a tener capacidades para tomar decisiones inapelables y así controlen y cambien nuestras vidas?

Cuidado, que detrás de todo esto también está el enfrentamiento geopolítico y geoeconómico de las grandes potencias del mundo, que luchan por el dominio del 5G o 5ª Generación, la cual permite conectar tanto a personas, incluyendo identificación de rostros, como a objetos, dispositivos, aplicaciones, datos, sistemas financieros, de transportes y ciudades que están en redes de comunicaciones inteligentes. Esto es, el control total de la humanidad.

Debemos tener políticas públicas y una gobernanza digital que protejan los derechos de la gente ante la IA y los avances de la tecnología, que caracterizarán cada paso de la 4ª Revolución Industrial.

Tags:

  • gobernanza digital
  • inteligencia artificial
  • 4ª Revolución Industrial
  • sociedad
  • El Salvador

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines