Lo más visto

Más de Opinión

Política cada vez más sucia

Enlace copiado
Claudio M. de Rosa / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Claudio M. de Rosa / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

El ejercicio de la política se va volviendo cada vez más sucio y polarizado, potenciando la división, el odio de clases y duras confrontaciones, lo que conlleva cosechar mayor violencia. Lamentablemente, la inmensa mayoría de la gente se va involucrando sin reparar en lo que está sucediendo ni las consecuencias que esto puede tener.

Las experiencias de otros países muestran que en estos procesos de creciente confrontación se debilita la democracia, encuentran espacio los "mecías" políticos, que hábilmente aprovechan los sentimientos de la gente, logran el poder, y con el pasar del tiempo, sus pueblos tienen peores condiciones sociales y económicas, y no tiene libertad ni medios pacíficos para deshacerse de ellos. Allí impera la violencia, la ley del más fuerte, quedando fuera la racionalidad y el buen juicio.

Si bien es necesario buscar armonía y coherencia social para encontrar las mejores soluciones a los graves problemas de inseguridad, desempleo, deterioro en los servicios de educación y de salud, y la corrupción generalizada que se vive, algunos líderes políticos incitan o amenazan con más violencia, otros mienten impunemente, difunden información falsa, y llegan al descaro de clonar sitios en redes. Es una "nueva" expresión del ejercicio político más sucio aún que la "vieja" política que tanto se critica.

La tecnología de la comunicación que ha dado vida a las redes sociales, donde cada persona se expresa con total libertad, pero ellas han sido infiltradas por "trollers", donde impera un lenguaje cada vez más vulgar y grosero, dando espacio al lado más oscuro de cada persona. ¿Es esto lo que realmente queremos?

No se discute la calidad o deficiencia de una "propuesta", sino que se ataca y denigra, defiende o alaba a la "persona" que la propuso. Los insultos son de grueso calibre, se generaliza de manera absolutista: "todos" son esto o esto otro.

También los medios de comunicación tradicionales contribuyen al ambiente de confrontación. En sus noticias, no se concentran en analizar la calidad de una propuesta o planteamiento, buscan a quien confronte esa idea, para resaltar el choque y las diferencias, fomentando así la polarización.

Por otro lado, vemos que los graves actos de corrupción se denuncian y comentan, pero cuando se pregunta a la gente sobre su disposición a participar más activamente, sus respuestas revelan que no hay compromiso social para combatirla y terminar con la impunidad. Igual que en El Salvador sucede en otros países. Recientemente, en Colombia se frustraron las medidas para combatir la corrupción porque el número de ciudadanos que participó en la consulta nacional no llegó a la tercera parte del padrón electoral que se requería.

Peor aún, en una encuesta hecha en el marco de un proyecto de lucha contra la corrupción, se tuvo que 20 de cada 100 universitarios estarían dispuestos a votar por alguien corrupto si "trabaja bien y hace obras". ¿Habremos perdido nuestros valores? ¿Qué futuro puede tener un país si esas personas definen una elección?

Reflexionemos sobre todo esto y la forma cómo participamos en el próximo proceso electoral. Pongamos la mayor atención en evaluar la calidad de los candidatos y sus propuestas y su viabilidad, sus equipos de trabajo y, sobre todo, qué grado de garantía nos dan para retomar el rumbo del progreso socioeconómico de El Salvador.

Tags:

  • política
  • democracia
  • corrupción
  • redes sociales
  • medios de comunicación
  • proceso electoral

Lee también

Comentarios