Lo más visto

Más de Opinión

Política en crisis

Enlace copiado
Enlace copiado
Lo que estamos viendo en el mundo es un fenómeno político sin precedentes. Antes del momento actual, la política parecía perfectamente inmunizada en sus recintos tradicionales, como si nada de lo que pasara en la realidad pudiera ser capaz de ponerla a la defensiva; hoy la política está cada vez más expuesta a los embates de la realidad en que se mueve, y eso determina que haya una creciente incertidumbre sobre lo que pueda pasar tanto en el presente como en el futuro. No son los políticos como gestores individualizables los que están en crisis: es la política como experiencia de vida colectiva la que se encuentra expuesta al juicio despiadado de los hechos. Y habría que preguntarse: ¿Hacia dónde puede conducirnos este repunte cuestionador que rompe esquemas y habilita nuevas perspectivas? Sin duda hacia el espacio donde lo imprevisible se encierra en una disyuntiva: negación o afirmación. Si la política no es capaz de renovarse habrá decadencia anunciada, y si es capaz de hacerlo habrá renovación prometedora. Estamos, pues, ante una disyuntiva de proyecciones dramáticamente contrastantes. Lo primero es tomar debida conciencia de tal disyuntiva, y después tendrá que venir la decisión histórica para bien o para mal. La crisis siempre es aleccionadora, y a partir de ahí hay que animarse a salir adelante.

Lee también

Comentarios