Lo más visto

Político sin principios se vuelve corrupto

Lejos de destrozar nuestro sistema de partidos políticos, el voto cruzado lo apuntala, pues obliga al electorado a evaluar mejor las ideas y principios que guían a los candidatos de cualquier partido y cómo fue el proceso de selección de estos.
Enlace copiado
Político sin principios se vuelve corrupto

Político sin principios se vuelve corrupto

Político sin principios se vuelve corrupto

Político sin principios se vuelve corrupto

Enlace copiado
 Que alguien tenga ideología no es malo en sí mismo sino cuando la ocupa como excusa para causar daño, matar o promover la violencia (recordemos el marxismo y el nazismo). Desde entonces, este concepto se ha demonizado: “La causa hay que buscarla en la manipulación e instrumentalización de las ideas para obtener poder y para justificar atrocidades y en los casos en que se han pretendido imponer”.

Recordemos que “una ideología es un conjunto de ideas y valores, de principios, de acuerdo con el cual tomamos decisiones e interpretamos lo que nos rodea. Todo el mundo tiene una ideología: más o menos definida, más o menos coherente, más o menos (a veces nada) ‘etiquetable’”. Profesor Dr. Alberto de Lucas Vicente, Instituto Cultura y Sociedad, España.

Especialmente en política, “no tener ideología equivale a estar perdido o a defender los intereses propios como única motivación. La base de la democracia está en que el pueblo elige a sus gobernantes esperando que tomen las mejores decisiones. Para tal elección (para delegar su parcela de soberanía), el votante determina que aquel a quien vota así lo hará, interpretando otras decisiones tomadas con anterioridad, las promesas hechas, los compromisos adquiridos y el programa electoral. Todo ello permite (si hay coherencia) conocer los valores subyacentes y predecir las determinaciones futuras. O, al menos, que estas se llevarán a cabo respetando esos valores que el votante comparte... Cuando un partido (o uno de sus miembros elegidos) incumple una promesa electoral; cuando actúa de forma contraria a lo anunciado en su programa; cuando busca la mayoría o el consenso a costa de esos valores implícitamente manifestados, no solo está siendo incoherente, no solo se está traicionando a sí mismo y a sus principios (y un político sin principios es un político corrupto); sino que traiciona y desconcierta a sus votantes. Perdidas (rotas, traicionadas) las referencias en las que los votantes se basaron para depositar su confianza, ante la imposibilidad de encontrar un sistema coherente para explicar las actuaciones, solo queda la del voto como fin o como medio para el beneficio personal”.

La honestidad intelectual que da tener ideas claras es el máximo apoyo al sistema republicano. Por eso animo a que evitemos quedarnos con las percepciones, emociones, sentimientos e impresiones que dan los eslóganes políticos bonitos. Debatamos con preguntas serias e indagaciones profundas a los candidatos. Busquemos con interés grande la opinión personal en sintonía con el ideario del partido en temas trascendentales para decidir elegirlos o no.

En ARENA, sus primarias les permitieron la entrada a nuevas caras ciudadanas, que junto con los veteranos actuales conforman un abanico genial de oportunidades para progresar. Pero esta unión en la diversidad no sería posible preservarla intacta e incorrupta si no hubiera un ideario ético que todos compartieran para elegir mejor el Bien Común y apoyar a los más necesitados. Sería una traición a los salvadoreños si GANA y el FMLN continúan evitando legislar sobre voto cruzado íntegro, además de por rostro, para la votación de 2015 de alcaldes y diputados.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines