Políticos y gobernantes: sinceros, competentes y austeros...

Enlace copiado
Enlace copiado

Es lo que necesita urgentemente nuestro querido “Pulgarcito”.

Cuando este comentario sea publicado, ya el TSE habrá dado los resultados definitivos de las votaciones del 4 de marzo para diputados y alcaldes, aunque se han tardado bastante tiempo a raíz de algunas complicaciones en el sistema electrónico de conteo y en algunas actas. En la mayor parte de sitios de votación hubo tranquilidad y respeto entre los votantes y de parte de las mesas de recepción; sí hubo algunas acciones de violencia y vulgaridad hacia personas con simpatías políticas diferentes. Con la nueva correlación de cuotas partidarias de diputados –entre ellos un diputado independiente, ojalá hubieran sido más– podría haber cambios importantes que contribuyan a mejorar decisiones y acciones en políticas administrativas y fiscales para beneficio de la sociedad en general, principalmente en lo que se refiere a salud, educación, generación de empleo, seguridad, y mayor protección para la mujer, el niño y el adulto mayor. Respetuosamente les sugerimos a los señores de ARENA que el descalabro del FMLN no lo consideren un triunfo del partido de derecha.

Es sencillamente un voto de castigo a una izquierda en decadencia, aburguesada y con tendencias autoritarias. Tengan mucha prudencia, no adopten actitudes triunfalistas y no crean que los ciudadanos les han entregado un cheque en blanco. Y a los señores del FMLN, también respetuosamente les sugerimos que no sean incitadores del odio. Necesitamos paz. No llamados beligerantes de tomarse las calles, ni palabras airadas, insultantes contra quienes no han tenido la culpa de su derrota.

Y a los dos partidos mayoritarios, partidos pequeños o nuevos partidos les pedimos que encuentren a los mejores corredores presidenciales, probos, de instrucción verdaderamente notoria, preferentemente profesionales universitarios con mucha madurez emocional y sin síndromes narcisistas mesiánicos, que tengan concepciones suficientemente claras de cómo construir un país verdaderamente democrático, desarrollado, solidario, justo, seguro y en libertad.

La mayoría de ciudadanos consideramos que es urgente, pero muy urgente, que diputados, presidente y altos funcionarios renuncien a los elevados privilegios y salarios que actualmente disfrutan y que son incongruentes con la pobreza de nuestro pequeño, escaso en recursos naturales y endeudado país.

Es muy necesaria una nueva política agrícola que dinamice la productividad y diversidad agropecuaria lo que podría generar miles de nuevos empleos con salarios dignos y hacer crecer la deteriorada economía nacional. Algunos productos alimenticios básicos que antes exportábamos ahora los estamos importando. El título del primer decreto de la nueva Asamblea Legislativa debería rezar: “Primer Decreto de Verdadera Austeridad y Manejo Eficiente de Recursos Financieros para Beneficio de Todos los Salvadoreños”.

Lee también

Comentarios

Newsletter