Politiqueando mientras el país se hunde

Según el diccionario de la lengua española, politiquear “es brujulear en política. Tratar de política con superficialidad o ligereza. Hacer política de intrigas y bajezas”.
Enlace copiado
Politiqueando mientras el país se hunde

Politiqueando mientras el país se hunde

Politiqueando mientras el país se hunde

Politiqueando mientras el país se hunde

Enlace copiado


Esa es mi percepción de la política que se ejerce en muchos países y El Salvador no es la excepción. Muchos profesionales que ejercen su profesión con mucha dedicación y esmero en este país, con quienes yo comparto, tienen la misma percepción. Muchos de ellos, por no atreverme asegurar que todos, pertenecen a una clase media, arraigados, laboriosos y muy celosos del cumplimiento de su deber como ciudadanos, por pertenecer al estrato de ingreso medio: obligados y orgullosos tributantes.

La polarización política afecta la imagen de riesgo ante la comunidad de inversionistas internacionales, la renuencia de los políticos a firmar acuerdos básicos y la conveniencia de estos de mantener el conflicto, afecta tremendamente al país. Esa renuencia acontece mientras se agotan los límites de endeudamiento de corto plazo, se incrementan extraordinariamente los gastos de seguridad y se dificulta la reforma de pensiones.

Ese juego de la política y de polarización de atacar y contraatacar y de cortinas de humo como el circo romano del pasado, cuando la cosa pública marchaba mal, reaparece después de más dos mil años en un país en forma acumulativa mientras se ha ido incrementando la pobreza multidimensional: aquella que se caracteriza por la carencia de educación, condición de vivienda, trabajo decente y nula seguridad social. Carencia también: de salud, servicios básicos y seguridad alimentaria y deficiencia en calidad de hábitat.

Mientras esa politiquería arrecia, el país experimenta un deterioro en la competitividad mundial, no hay innovación, no hay gasto relevante en inversión y desarrollo (salvo excepciones), persiste el bajo crecimiento, el déficit fiscal, el endeudamiento público y la violencia. El tsunami se acerca y los políticos politiqueando en oficinas, que bien podría ser identificadas con la sedes de cualquiera de los tres poderes de Estado.

Las clasificadores de riesgo reconocidas están atentas a que se inicien en forma obvia y contundentemente los esfuerzos por mejorar las condiciones que faciliten el crecimiento económico, la situación fiscal, el sistema de pensiones, para revisarles la evaluación. Ese informe se constituye en la llave o el cerrojo para acceder al financiamiento externo y a los flujos de inversión extranjera, según sea la calificación otorgada.

Los políticos empeñados en descubrir errores, malversaciones, componendas del pasado de funcionarios públicos, de anteriores y presente gobiernos, mientras la violencia se agiganta, la población emigra, el sistema de pensiones se dificulta, la deuda pública se incrementa y el déficit fiscal arriba a cifras extraordinarias.

Todo indica que al político le favorece el conflicto y que este último es una semilla que germina con una facilidad extraordinaria en una sociedad mayoritariamente inculta, que a su vez no ha tenido como oportunidad primaria el acceso a la educación, porque los políticos, circunstancialmente gobernantes no han querido, por conveniencia, darle la importancia al saber. Un círculo vicioso perverso que condena a una sociedad a la categoría de inculta y a un subdesarrollo secular.

Un significativo porcentaje de la población ve al político como oportunista, cuando ellos, los votantes, también se han contagiado de ese oportunismo y de la envidia en una sociedad en la cual se convive en una crítica permanente de lo que se hace, sin construir o aportar nada y a la espera de su oportunidad para desplazar al que critican. También sin ser políticos de oficio, ejercen el arte de la mentira y del engaño. Viven politiqueando.

Tags:

  • politica
  • clase media
  • polarizacion
  • inversion
  • competitividad
  • violencia

Lee también

Comentarios

Newsletter