Lo más visto

Más de Opinión

¿Por qué no hacer lo que se debe?

Normalmente los gobernantes exteriorizan la necesidad de realizar o lograr determinados objetivos básicos para el desarrollo y mejoría de la situación económica y social del país
Enlace copiado
¿Por qué no hacer lo que se debe?

¿Por qué no hacer lo que se debe?

¿Por qué no hacer lo que se debe?

¿Por qué no hacer lo que se debe?

Enlace copiado
Normalmente los gobernantes exteriorizan la necesidad de realizar o lograr determinados objetivos básicos para el desarrollo y mejoría de la situación económica y social del país, pero desafortunadamente no proponen ni ejecutan los proyectos adecuados para conseguir dichos fines y todo se queda en intenciones o en vanas palabras, partiendo de aumentar el Producto Interno Bruto (PIB), generar el suficiente nivel de empleo, implementar las inversiones estratégicas, mejorar la calidad de la educación, reducir la pobreza, combatir la delincuencia, bajar el déficit fiscal, el costo de vida, etcétera, y cabe preguntarse qué es lo que realmente se ha logrado o cuando menos qué porcentaje del plan se ha cumplido en determinado número de años, ¿es lo previsto?, ¿realmente funciona el plan o debe corregirse?, si se hace, la ciudadanía lo ignora y tiene derecho a indagar.

Es imposible que un pequeño grupo de personas, a veces sin el conocimiento necesario, pueda lograr tantas cosas de las que se hablan y debe escucharse la voz del pueblo, a diario muchos profesionales y técnicos con espíritu patriótico opinan por los diferentes medios de comunicación social para buscar soluciones, pero son considerados críticos “opositores”, se divulgan dichos populares que orientan a la población de acciones, cuyos objetivos constituyen errores que competen tanto a la economía nacional como familiar, cuando se trata de proyectos o distribución de la riqueza, como “el que reparte y comparte se queda con la mayor parte”, “el que gasta más de lo que gana empobrecerá”, “el que presta a sabiendas de que no puede pagar, a la cárcel va a parar” y lo estamos viendo en la realidad.

Si deseamos repartir en mayores y mejores beneficios sociales, primero tenemos que ganar ese recurso, promoviendo la producción nacional para que genere suficientes ingresos a las arcas fiscales vía impuestos normales establecidos, sin incrementarlos, ni afectando la escasa economía de la población, el problema es que no existe la suficiente capacidad para llevar a cabo programas de generación de empleo, de promover inversiones altamente productivas, aun teniendo la base para hacerlo con la explotación de nuestros suficientes recursos naturales de plantas y hierbas con propiedades alimenticias y medicinales, que al industrializarse se aumentarían las exportaciones y tendríamos ingresos adicionales de divisas, pero ninguna oficina gubernamental ni autónoma se ha dado a la tarea de investigar y desarrollar estudios de factibilidad económica financiera que saque a licitación, motive a los inversionistas del país y del exterior, ni la unidad encargada de esa función; el único ministerio que al menos se ocupa de investigar y promover los sitios más atractivos de nuestra tierra es el de Turismo, pero si lograra realizar estudios de factibilidad para construir hoteles, centros de diversión y otros, tendría la oportunidad de ponerlos a licitación de inversionistas en el ramo de todo el mundo.

El programa más conocido y del cual se enorgullecen los dirigentes es lo que aparenta más sencillo, de menor trabajo, conseguir intermediarios o coyotes internacionales que les busquen empresas a invertir en maquilas, que solo ofrecen empleo a pequeños grupos de trabajadores con el más bajo costo de mano de obra, pues traen sus materias primas y materiales, luego se llevan el producto elaborado y las actividades subsidiarias son mínimas, no es inversión estratégica.

Ciudadanos pobres, con iniciativa y empuje han logrado formar empresas que luego se han convertido en medianas y grandes negocios, cuando han solicitado financiamiento es para invertir correctamente en producción de sus negocios, no para pagar deudas de gastos, como se ha proliferado en el sector gubernamental.

Tags:

  • gobernantes
  • proyectos
  • pib
  • economia
  • educacion

Lee también

Comentarios