Lo más visto

Más de Opinión

Preguntas a candidatos a CSJ

Tuve la oportunidad de ver algunas sesiones del Congreso de los Estados Unidos de América, EUA, y las largas sesiones de preguntas a los candidatos a magistrados de la Corte Suprema de ese país. Además de revisar sus acciones y veredictos, para tener una clara idea de su forma de pensar, actuar y consistencia en sus argumentos, también se les pedía una posición sobre temas de interés para la ciudadanía o para el país.
Enlace copiado
Claudio M. de Rosa / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Claudio M. de Rosa / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Las respuestas debían ser sólidas y con un fuerte sustento legal y ético, para conocer su forma de pensar y la tendencia que tendrían sus futuras decisiones. Allí se tenían verdaderas exposiciones magistrales, más allá si se estaba de acuerdo o no, y esa era la base que tenía el Congreso para aceptar o rechazar al candidato.

Mientras en EUA las sesiones son largas, con una gran cantidad de preguntas y repreguntas, contrariamente, en El Salvador, las sesiones son cortas y los candidatos contestan 4 o 5 preguntas que conocieron de antemano, cuyas respuestas terminan leyendo.

Ahora, la ciudadanía demanda mayor transparencia en todo el proceso de selección, donde no tener afiliación partidaria ya no es discutible, pero la definición y comprobación de las capacidades y competencias propias de un “jurisconsulto” son fundamentales. Pero esto no es suficiente.

Los magistrados también ejercen una función administrativa y financiera, pues manejan un presupuesto que este año ronda $275 millones. Pero además, es de interés ciudadano conocer su forma de pensar y fundamentación jurídica ante temas de interés como sociedad, lo que demanda responder públicamente preguntas como las siguientes:

• ¿Cuál es su posición ante la pena de muerte y en qué casos puede aceptarse o no da lugar a tal opción?

• ¿Cuál es su opinión ética y jurídica sobre el aborto?

• ¿Qué concepción jurídica tiene ante el matrimonio entre personas del mismo sexo?

• ¿Cuál es su posición sobre el derecho de propiedad privada?

• ¿Cómo enfrentaría y qué proceder buscaría para combatir y castigar la corrupción judicial?

• ¿Qué opinión tiene sobre el concepto del “gobierno de jueces”?

Obviamente, las respuestas a cada una de estas requieren el debido sustento jurídico, ético e incluso moral, porque la justicia y su administración es la columna vertebral de la institucionalidad del país, y la ciudadanía está demandando una mejoría en el actuar de los tres órganos del Estado.

La Asamblea Legislativa ya está dando muestras de comenzar a mejorar en su administración, y tiene una gran oportunidad de mostrar un cambio significativo, que dependerá de la forma cómo conduzca este proceso de selección y nombramiento de los nuevos magistrados. En consecuencia, la razón de selección o rechazo de cada uno de ellos debe ser sustentada por los parlamentarios que tienen esta responsabilidad de nominar a los que serán elegidos por el pleno de la Asamblea Legislativa.

¿Por qué la importancia para la sociedad de este proceso de selección y la forma de pensar de los candidatos?

Porque la Sala de lo Constitucional es vital para la democracia y el pleno respeto de los derechos de cada persona, y porque las falencias jurídicas o del trabajo de los otros órganos del Estado terminan siendo orientadas mediante sus resoluciones.

Por tanto, es deber ciudadano ejercer contraloría social ante este proceso.

Lee también

Comentarios