Lo más visto

Más de Opinión

Preguntas incómodas

Ante la noticia de los asesores de la Asamblea Legislativa surgen muchas dudas: ¿Cómo se justifican tantas contrataciones? ¿Es tanta la carga de los diputados? ¿Funcionaría la Asamblea con menos asesores? ¿Funcionaría con menos diputados? ¿Se repite la historia de los asesores en otras instituciones del Estado? ¿Funcionaría el Gobierno con menos empleados? ¿Qué podríamos hacer con el dinero que se le paga a los asesores que están de más? ¿Qué podríamos hacer con el dinero que se le paga a los empleados públicos que están de más? ¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra realidad?
Enlace copiado
Preguntas incómodas

Preguntas incómodas

Preguntas incómodas

Preguntas incómodas

Enlace copiado
Antes de encontrarle respuestas a esas preguntas, bien podemos hacer un examen de conciencia sobre nuestras conductas y actitudes.

Se invita a hacernos estas preguntas a nosotros mismos, a nuestros familiares y amigos:

¿Qué es la corrupción? ¿Quiénes la practican? ¿He hecho algo que califique como corrupción? ¿Un ciudadano corrupto es igual de peligroso que un político corrupto? Si yo fuera político, ¿sería igual de corrupto que los políticos actuales? ¿Existe alguna cantidad de dinero por la cual estaría dispuesto a ser corrupto?

¿Alguna vez he violado las leyes de tránsito? ¿Alguna vez he abusado de mi poder o autoridad para lograr algo? ¿Alguna vez me he aprovechado del cargo o la autoridad de un conocido, familiar o amigo para salirme con la mía? ¿Alguna vez he tomado algo que no me pertenece pensando que no se van a dar cuenta o que no va a hacer falta?

¿En dónde ocurre la corrupción? ¿Me he dado cuenta de acciones corruptas en mi lugar de trabajo? ¿Supe de casos de corrupción en las autoridades municipales o comunitarias? ¿Se han realizado acciones corruptas en la escuela donde estudié o donde estudian mis hijos? ¿He sido testigo de corrupción en la iglesia que frecuento, el club deportivo del que participo o los centros culturales que visito? Si he visto algo, ¿lo he denunciado? ¿Por qué no lo he denunciado?

¿Alguna vez pedí de favor a un policía que me perdonara una infracción? ¿Alguna vez ofrecí dinero a alguna autoridad para “ahorrarme” una multa o conseguir un trámite? ¿Convivo con gente corrupta? ¿Puedo hacerles conciencia sobre el daño que nos hace la cultura de la corrupción?

¿La corrupción es una persona, un objeto o una conducta? ¿Cómo se lucha contra estas conductas? ¿La corrupción ocurre en la luz pública o en secreto? ¿Existen mecanismos para transparentar las instituciones? ¿He utilizado esos mecanismos? ¿Cuántas solicitudes de acceso a la información he presentado? ¿Cuántas denuncias he puesto en las instituciones correspondientes?

¿Respetar las leyes contribuirá a mejorar nuestro sistema? ¿Cuál fue la última ley que leí? ¿He leído la Constitución? ¿Comprendo los derechos y obligaciones que emanan de la Constitución?

¿Estoy dispuesto a abandonar mis prácticas corruptas? ¿Estoy dispuesto a exigirle a mis representantes que abandonen sus prácticas corruptas? ¿Qué estoy dispuesto a hacer para que mi realidad cambie?

La democracia es un ejercicio en el que los ciudadanos compartimos el poder, la responsabilidad y los frutos de la misma. La transparencia es un estilo de vida que nos permitirá mejorar el funcionamiento de las instituciones del Estado. La corrupción, como práctica, se erradica modificando nuestros hábitos democráticos, utilizando las instituciones y espacios para desincentivarla. ¿Qué estamos esperando?

Tags:

  • asamblea legislativa
  • asesores
  • diputados
  • dinero

Lee también

Comentarios