Lo más visto

Más de Opinión

Preparémonos para la nueva ley de lo contencioso administrativo

Enlace copiado
Enlace copiado

El pasado 3 de abril, en estas mismas líneas, hacíamos énfasis en la necesidad de aprobar una nueva Ley de la Jurisdicción Contencioso Administrativa y así favorecer una revisión judicial efectiva de los actos de la Administración Pública. Finalmente, y después de muchos esfuerzos, la ley se aprobó.

En efecto, el 28 de agosto se aprobó el proyecto trabajado durante varios años, el cual incorpora grandes avances como la ampliación del ámbito de competencia, la creación de los tribunales y cámara de lo contencioso administrativo y una renovación del proceso que se seguirá contra la Administración Pública.

A pesar del progreso que representa la nueva ley, no podemos olvidar que todavía quedan grandes retos a los cuales enfrentarse en los próximos meses. En primer lugar, la adecuada puesta en marcha de los tribunales y cámaras de lo contencioso administrativo. Esta nueva jurisdicción será la encargada de conocer las controversias de la ciudadanía contra la administración pública y cualquier tipo de ilegalidad, omisión o abuso que esta cause contra las personas naturales y jurídicas. Esta variedad y complejidad de casos implica la necesidad de que dichos juzgados estén preparados técnicamente, para ir zanjando correctamente la forma en que se resolverán los conflictos.

Además, es necesaria la pronta aprobación de la Ley de Procedimientos Administrativos. Actualmente existe una variedad muy amplia de leyes administrativas y cada una regula procedimientos individuales y autónomos dentro de cada institución; esto conlleva a una disparidad y pluralidad de requisitos, formas de tramitar procesos y plazos que causan inseguridad jurídica a la ciudadanía. Por ello, es necesario que se unifiquen los procedimientos en uno solo para así garantizar los derechos de las personas sin importar la institución ante la que comparezca.

Dado que se trata de una nueva ley y jurisdicción la que ahora se encargará de resolver los casos, es necesario preparar a la población y a la comunidad jurídica para su conocimiento y aplicación. Ahora que con la creación prevista de cuatro juzgados y una cámara, por fin se logrará una desconcentración y descongestionamiento de los casos contra la administración pública, es primordial que se acerque la justicia a sus destinatarios, que estos tengan conocimiento de la existencia de estos juzgados y de la forma en que funcionarán.

La finalidad de crear estos tribunales tiene que ser la pronta y cumplida justicia, no constituirse como un obstáculo más a los derechos de los administrados.

En el esfuerzo de hacer justicia también podemos colaborar las asociaciones de abogados en discutir los asuntos relevantes sobre la ley y su aplicación, así como los retos que enfrentarán los jueces, magistrados, abogados litigantes y ciudadanía en general.

En la medida que se avance en el desarrollo de los procesos, probablemente encontraremos problemas prácticos que se deberán resolver a la brevedad posible. La jurisprudencia de los tribunales y la cámara se irá construyendo poco a poco en la medida que el gremio de abogados y ciudadanía presentemos fundamentos sólidos en nuestras peticiones.

Nuevamente felicitamos el equipo técnico que impulsó sin cansancio la aprobación de la nueva Ley de la Jurisdicción Contencioso Administrativo; su esfuerzo de muchos años finalmente ha logrado lo que veíamos lejano e imposible.

Sin embargo, reiteramos a la Asamblea Legislativa la urgente necesidad de aprobar la Ley de Procedimientos Administrativos para unificar las distintas reglas que rigen los procesos ante todas las instituciones de la Administración Pública.

Por último, exhortamos al Consejo Nacional de la Judicatura y a la Corte Suprema de Justicia a realizar un nombramiento de jueces y magistrados con base en la idoneidad y competencia que requiere el cargo, para que finalmente se eche a andar de la mejor manera la nueva jurisdicción. Nosotros, a prepararnos.

Lee también

Comentarios