Lo más visto

Presagio de un desastre electoral

Los fracasos obtenidos en los simulacros que ha realizado el Tribunal Supremo Electoral (TSE) los domingos 11 y 18 de febrero recién pasados presagian que el sistema que ha ideado el organismo colegiado adolece de muchas fallas y que es muy probable que el conjunto de riesgos afloren el domingo 4 de marzo.
Enlace copiado
Luis Membreño, analista

Luis Membreño, analista

Enlace copiado

La gran pregunta es, y si los que no son expertos en sistemas electorales pueden ver todas las posibles fallas del TSE y de las empresas que ha contratado, ¿por qué no lo pueden ver ellos? ¿Cuáles deberían ser los parámetros para juzgar el éxito o el fracaso del TSE y cuáles deberían ser las consecuencias tanto para los magistrados como para los empleados que dirigen el TSE en caso que fallen?

Los salvadoreños hemos caído en una complacencia tan grande que nos estamos convirtiendo en cómplices de la mediocridad y de la falta de meritocracia que lleva al deterioro tan grande en el que ha caído la administración pública.

En el tema de las elecciones se ha hecho hincapié de parte de muchas personas e instituciones de la sociedad civil sobre la desconfianza que generan tanto Smartmatic como la Asociación Mundial de Organismos Electorales de Corea del Sur (A-WEB, según sus siglas en inglés). Los sistemas no se hablan entre sí y se van a manejar de manera paralela por lo que se van a producir dos resultados electorales que pueden generar resultados iguales o diferentes, pero los ciudadanos solo vamos a conocer el resultado que transmita el sistema de Smartmatic. Además que hay todo un reproceso manual de todas las actas para ingresarlas al sistema y eso siempre es lento y sujeto a errores humanos.

Así como se ven las cosas al día de hoy vamos a otro desastre como el de 2015. Es virtualmente imposible que vayamos a contar con resultados electorales a las 10:00 p. m. del 4 de marzo o aun a las 12:00. El problema de no contar con los resultados esa misma noche es que se genera todo tipo de especulaciones y ya hemos visto a lo que eso puede conducir en el hermano país de Honduras.

Todas las encuestas indican que el partido en el gobierno la tiene cuesta arriba tanto en elecciones municipales como de diputados, lo cual puede generar la tentación de los dirigentes del FMLN de intentar hacer fraude. Las encuestas presagian que perderán importantes alcaldías como la de San Salvador. En diputados los resultados pueden ser muy negativos para el FMLN ante el fuerte voto de castigo que puede recibir en las próximas elecciones y existe una posibilidad que pierda los 31 diputados que tiene al día de hoy y que pueda obtener menos de 29 diputados en las elecciones.

El llamado que todos los ciudadanos que amamos a nuestro país le hacemos a nuestros compatriotas es que salgamos a votar masivamente, como si fuera una elección presidencial, porque lo que nos estamos jugando ahora es el futuro de nuestro país y la posibilidad de cambiar todo lo que está mal. Nos estamos jugando la Sala de lo Constitucional para los próximos nueve años y con ello la protección a los ciudadanos de los abusos de los gobernantes, sean del partido que sean.

El país requiere de un equilibrio de poderes y hoy tenemos la oportunidad de hablar fuerte y claro. Necesitamos una Asamblea Legislativa controlada por la “derecha” para hacerle contrapeso al FMLN que tiene el Ejecutivo y necesitamos una Sala de lo Constitucional totalmente independiente de los intereses político partidarios para que sirva de balance ante las acciones de los políticos que van en detrimento de la ciudadanía al violar la constitución.

Lee también

Comentarios