Lo más visto

Preservemos la salud de nuestra costa y cuenca marina

Los océanos cubren las tres cuartas partes del planeta Tierra, divididos en cinco cuencas: Pacífico, Atlántico, Índico, Ártico y del Sur; alimentan cerca de 3,000 millones de habitantes en el mundo y tanto el clima como la temperatura del planeta dependen de los patrones de vida e interacción de los mares con la atmósfera.
Enlace copiado
Preservemos la salud de nuestra costa y cuenca marina

Preservemos la salud de nuestra costa y cuenca marina

Preservemos la salud de nuestra costa y cuenca marina

Preservemos la salud de nuestra costa y cuenca marina

Enlace copiado
El océano y la humanidad son parte de un ecosistema, que asegura las posibilidades de continuar viviendo, y que está siendo estresado por el cambio de temperatura, agentes químicos, sobreexplotación pesquera y contaminación, producto de la sobrepoblación. Científicos vaticinan que al ritmo de destrucción que llevamos a los océanos, para 2050 ya no existirán los arrecifes de coral. Dicho sea de paso, nosotros contamos con un único lugar que es un arrecife de coral, ubicado en Los Cóbanos.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, los océanos aportan al Producto Interno Bruto mundial $70 billones, anualmente. Adicionalmente los océanos proveen el 80 % del oxígeno, regulan el clima, ayudan a crear fuentes de empleo por medio de la comercialización de mariscos, la pesca y el turismo, los manglares y arrecifes protegen las costas, el 40 % del valor del comercio mundial se atribuye a actividades en los océanos; más del 90 % de la biomasa viviente del planeta se encuentra en esos. En conclusión, hay más vida en los océanos que en la tierra. El Salvador cuenta con un área de 20,721 km² más 320 km² de costa y playas en el océano Pacífico, así lo establece la Constitución Política de El Salvador. Va desde el río Paz hasta el golfo de Fonseca, y está incluida en dichas cifras que son el resultado de la convivencia en ese ecosistema. Por lo cual, cabe revisar las acciones que estamos tomando, los ciudadanos, para preservarlo.

Cuando nos hablan en términos técnicos, o nos enredan en temas relacionados con acuerdos mundiales y/o leyes, no logramos comprender cosas tan sencillas como el hecho que el botar tanto plástico (bolsas, envases, etcétera) estamos contaminando el mar, y que dicho material se convierte en alimento para los peces y después para los humanos. La hepatitis ha ido en aumento producto de la contaminación, costando cientos de miles de dólares atender los casos en salud.

Un 80 % de las actividades que desarrollamos en la tierra (uso de fertilizantes en la agricultura, uso de agentes químicos en cosméticos, entre otros) son responsables de la contaminación del entorno marino. Es decir, que no es únicamente cuando botamos, en general, la basura (en su mayoría envases plásticos de diversos productos), al ir de paseo a una playa, que contaminamos la parte de los 320 km² de costa de nuestro país, sino cuando lo hacemos de forma inapropiada desde nuestros hogares y sitios de trabajo. Estamos alterando y destruyendo, gradualmente, nuestro único arrecife de coral, manglares y hábitat marino, desde el desorden que prevalece en las crecientes ciudades, industrias, acuicultura, turismo, entre otras actividades.

La tarea consiste en PROTEGER, ayudándonos para preservar nuestras playas y cuenca marina, sin esperar que se dicten leyes que carecen de ejecución e incentivos para conductas apropiadas; informémonos e informemos a otros sobre cómo cuidar nuestro océano. Recompensémos el buen comportamiento, aplaudiendo al vecino cuando recicla, o dando un abrazo a nuestros hijos cuando recogen la basura de lo que han llevado al paseo en la playa. Adelantémonos a los políticos llevando a cabo acciones, informando y motivando a otros a hacer lo mismo. Nos corresponde a todos hacerlo para continuar disfrutando nuestras playas.
 

Tags:

  • oceanos
  • tierra
  • planeta
  • sobrepoblacion

Lee también

Comentarios