Lo más visto

Más de Opinión

Presidente aunque sea por un día

Enlace copiado
Presidente aunque sea  por un día

Presidente aunque sea por un día

Enlace copiado
La carrera por la presidencia está a 13 meses de su conclusión, en el mejor de los escenarios; sin embargo, la posibilidad de que haya una segunda vuelta es tan real, como el hecho de que los buseros se tomen las calles del país en cualquier instante. Así es la situación política de El Salvador.

El pueblo no tiene en su poder la decisión de a quién elegir como presidente, ya que si se tuviera, el salvadoreño se hallaría buscando a sus candidatos presidenciales y no estaríamos a expensas de las decisiones de unos cuantos, que utilizando a los partidos políticos nos imponen lo que para ellos es la mejor opción para el país, pero ni modo así es la realidad legal que debemos soportar los salvadoreños.

Sin embargo, qué tal si en la ilusión de un mejor país, se diera que en realidad consultaran al pueblo… caos, es la respuesta. No podríamos elegir ni a uno solo en 10 años, porque al tener una diversidad de opiniones, así serían nuestras opciones, por lo tanto el menos dañino de los males es el que tenemos.

En ese afán de competir por un honor que dura cinco años, los partidos políticos mayoritarios tienen hostigando al pueblo más de un año, todo con tal de vendernos la postura de un nuevo y mejor gobierno. Realmente estamos muy mal los salvadoreños, porque por un lado, el gobierno que tenemos en la actualidad es de tan mala calidad, que los mejores ministros son: el de Turismo, que es el primero en continuar la visión del presidente Calderón Sol; el de Obras Públicas, que es el único con iniciativa y coraje de tomar su trabajo en serio; el tercero sería el de Seguridad Pública, quien ha hecho su trabajo a costa de la buena voluntad de los pandilleros. Luego del resto, no se ha notado su trabajo, la educación es más precaria que antes, la salud está por los suelos y del resto del equipo, solo se sabe que hay prepotencia a montones.

Para presidente de la República, tenemos a dos contendientes ya esperados y un tercero que sabemos que competirá, pero aún se mantiene creando expectativas.

Esto no nos da un buen calificativo como país y mucho menos como nación, si acaso aspiramos a ser una en el futuro; nosotros no estamos ante alternativas reales, estamos frente a opciones del mismo mal, ya que aceptar volver a los gobiernos que duraron hasta 2009 es optar por el riesgo de entregar al país al revanchismo político, que nos daría como resultado una oposición negativa de la misma índole. Optar por el otro gran candidato es dar la oportunidad de que se ensaye un sistema político que no se pudo implementar en el gobierno actual y por lo tanto, cabe el riesgo de que conozcamos el abismo del cual no podamos salir.

Candidato: su reto es ser un buen presidente aunque sea por un día y de lograrlo, comprometerse a que será bueno el siguiente día. Solo con el compromiso diario podrá sacarnos de esta difícil solución en que nos encontramos.

Partidos políticos, piensen bien cómo prepararán al candidato presidencial, porque los salvadoreños estamos hastiados de comer mal, de mala educación, falta de cultura, de salud y de seguridad.

Sean buenos aunque sea por negocio.

Tags:

Lee también

Comentarios