Lo más visto

Primera prueba en Asamblea: número de directivos a quienes nombra ARENA

Los políticos deben tener presentes con claridad los mensajes que envió la población el 4 de marzo y lo que constantemente manifiesta en las redes sociales y los medios de difusión en forma viral. La sociedad está muy alerta.
Enlace copiado
Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

El repudio al número de directivos que han conformado la junta directiva ha sido abusivamente grande, lo fueron subiendo a 14, un número innecesario y abusivo. Las razones no han sido por el beneficio del país, puede manejarse perfectamente con siete. Hay parlamentos inmensamente mayores con números parecidos de directores. No hay justificación para tener tantos.

Los privilegios que se han venido recetando por años los directores, las oficinas lujosas, uno o más vehículos blindados la mayoría, varios guardaespaldas innecesarios, innumerables asesores igual o peor que los diputados de la llanura, viajes a todos los lugares del mundo en misiones que no producen ningún beneficio al país, el llamado turismo legislativo. El órgano peor evaluado es por mucho la Asamblea, así que, señores diputados, comprendan el mensaje, la exigencia de la ciudadanía: no más abusos, y uno de ellos, el más importante: el número de diputados en la directiva y los privilegios que tienen.

La ciudadanía no quiere más de siete directivos.

El otro requisito ansiado por la ciudadanía es la calidad moral de los diputados, pues realmente deja que desear la conducta de muchos, algunas realmente escandalosas, delictivas, y en casos más penosos, con procesos abiertos en su contra. Eso debe terminar, fue el mensaje de los votantes.

ARENA tiene un reto importante frente a su militancia y, más aún en vísperas de elecciones presidenciales, frente a los votantes y posibles votantes. ARENA ha publicitado y en algunas cosas ha hecho grandes avances en modernización, insti    tucionalidad, apertura y proceso democrático en la elección del candidato presidencial, adelante de todos los partidos.

El reto es grande y serio. Los ciudadanos, militantes y no militantes pero potenciales votantes observan con lupa que ARENA se aleje de las prácticas del pasado y nombre en la directiva, presidencia de la Asamblea, jefatura y vice de fracción a los mejores elementos, gente de fuerte fibra moral. 

Algunos nombres que están sonando no llenan esos requisitos. Este es un llamado a la dirigencia de ARENA, al COENA, a los diputados: que por el bien del partido no se peleen como los demás los puestos, que sea por méritos.

De las consultas hechas con muchos militantes y simpatizantes surge el nombre de Norman Quijano como presidente del Órgano Legislativo. Fue el más votado, ha hecho los méritos, tiene las credenciales, relaciones y la personalidad para hacer una buena presidencia. 

Otra sugerencia es mucho cuidado con quienes suben a la directiva. Deben ser gente a toda prueba, sin colas que patear, serían tres de siete, todos serían altamente visibles. Son las primeras pruebas que ARENA tiene para demostrar a la población que ha evolucionado como pregona. 

La tercera y muy importante es la jefatura de fracción. Por su protagonismo en el interior y relación con los otros partidos, deben ser personas altamente respetadas, que no tengan ningún pero. Rodrigo Ávila y Mauricio Vargas llenan muy bien las expectativas, y siendo gente que trabaja en la comisión de seguridad, serán muy valiosos en el tratamiento de ese grave problema que nos agobia.

Los diputados tienen la oportunidad de redimir sus malas costumbres y recuperar algo del prestigio perdido. Que la junta directiva sea de siete diputados únicamente.

La población está expectante.

Lee también

Comentarios